miércoles 28/7/21

Juan Carlos, el joven que perdió la movilidad tras un accidente pero que vuelve a sonreír gracias al Bádminton

“Esto no es un problema, es diferente pero no es un problema. Yo puedo hacer todo lo que me proponga”, declara Juan Carlos con firmeza
917_la-extraordinaria-historia-de-superacion-de-un-vecino-de-ciempozuelos-tras-perder-la-movilidad-en-un-accidente-de-moto
Juan Carlos en el Hospital de Parapléjicos de Toledo


Juan Carlos es un vecino de Ciempozuelos más. Jove, treinta años y amante del deporte. El 27 de mayo de este año tuvo un accidente de moto; se golpeó la cabeza y despertó en el hospital de 12 de Octubre. Lesión medular. Juan Carlos perdió ese día toda movilidad y sensibilidad de pecho hacia abajo.

“Esto no es un problema, es diferente pero no es un problema. Yo puedo hacer todo lo que me proponga”, declara Juan Carlos con firmeza. En solo cuatro meses ha conseguido sacar fuerzas y salir adelante.

Al principio no fue fácil. El accidente dejó al joven ciempozueleño “con un pie en la caja de pino”.  “Fue muy duro. Estaba en la UCI todo el día, comiendo techo, hecho polvo. No paraba de llorar y de darle vueltas a la cabeza. Me sentía un trozo de carne tirado en la cama, una molestia para cualquiera”, confiesa.

Juan Carlos ha encontrado su pasión el deporte, y en este caso le ha ayudado con su recuperación. El Hospital de Parapléjicos de Toledo dispone de pistas de distintos deportes para los pacientes. “Empecé probando el pin pon para conseguir un poco más de equilibrio. El bádminton nunca me había llamado la atención, pero un día vi a gente entrenar y me animé. Desde entonces no me he bajado de la silla”, cuenta Juan Carlos.

Para poder practicar bádminton, el hospital de Toledo ha cedido a Juan Carlos una silla deportiva. La silla es vieja y no está adaptada ni a la talla ni a las necesidades  de Juan Carlos. Fue con la que acudió al Campeonato de España de Parabádminton.

“No fue muy bien”, dice riendo. “Soy muy competitivo, no lo puedo evitar. Llevo muy poco lesionado y no voy cómodo en la silla. Pero aprendí muchas cosas viendo a los otros jugadores. El ambiente que hay es excepcional, he hecho muchas amistades”.

El 21 de diciembre Juan Carlos recibirá el alta. Así, podrá podrá volver a su vida, un poco diferente de la de antes. “No quiero parar de hacer cosas. Voy a por todo. Seguiré entrenando y compitiendo. El deporte para nosotros es mucho más fundamental que para una persona sin ninguna discapacidad”.

Además del deporte, Juan Carlos también ha encontrado una nueva pasión, una lección de vida: luchar por los demás. “En este tipo de lesiones lo más importante no eres tú, hay muchas otras personas que están pasando por lo mismo. Esto es una cadena de favores. Hoy por ti, mañana por mí”.

Fuente: zigzagdigital.com