jueves. 18.04.2024

Hong Kong está investigando el primer caso sospechoso del nuevo coronavirus en un perro, según ha anunciado el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación este viernes. Se trata de la mascota de un paciente de Covid-19 que no tiene síntomas pero dio un "positivo débil" del virus en las muestras obtenidas por vía oral y nasal.

De confirmarse, sería el primer caso detectado en una mascota y aportaría nueva información sobre el virus. Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud no ha encontrado pruebas de que el nuevo coronavirus pueda transmitirse entre perros y humanos o viceversa, un punto en el que ha insistido el Departamento de Hong Kong. "Por el momento, El Departamento no tiene ninguna prueba de que las mascotas puedan infectarse o ser una fuente de contagio para las personas", ha afirmado en un comunicado.

Las autoridades realizarán más pruebas para confirmar si el perro ha sido contagiado o si el resultado de las muestras estaba contaminado. "No está claro si el perro está realmente infectado o si se debe a la contaminación ambiental de la boca o el hocico del perro. Se harán más pruebas y, hasta que el resultado no dé negativo, no será devuelto a su propietario", ha explicado el portavoz Chuang Shuk-kwan. Mientras tanto, el perro permancerá en cuarentena durante 14 días.

También la Organización Mundial de la Salud investiga este contagio "parcial", según ha explicado en rueda de prensa este viernes. A fecha de 28 de febrero, se han detectado 94 casos en Hong Kong, con dos muertes y 30 pacientes recuperados.

Hong Kong investiga un 'positivo débil' en coronavirus en un perro