viernes 30/7/21

Tetteh, la estudiante procedente de Ghana que consiguió una beca de más de 30.000 euros y la repartió entre otros estudiantes

La estudiante de último año de instituto, Verda Tetteh podría haber recibido una beca sorpresa de 40.000$ de su Instituto Fitchburg y así tener un apoyo más para poder pagar sus estudios en Harvard. Pero la realidad, es que ella pidió a su colegio que diera esta beca a alguien que lo necesitara más.

Verda Tetteh en su graduación. Twitter
Verda Tetteh en su graduación. Twitter

Tetteh, emigró a Estados Unidos con su familia desde Ghana, dio un potente discurso sobre la resiliencia al comienzo de la ceremonia de graduación de su escuela en Massachusset el 4 de junio, cuando aun no sabía que había sido elegida como una de las dos estudiantes que iba a recibir el Premio a la Excelencia General del Instituto.

“Y digo resiliencia porque siendo honestos con nosotros mismos, algunos nacimos con las probabilidades en nuestra contra de que no podamos llegar a donde estamos hoy”, dijo Tetteh en su discurso. “Y digo resiliente porque a todos nosotros, maestros, profesores y estudiantes se nos dio un gran desafió cuando la pandemia llegó. Pero fuimos y somos resilientes, y lo hicimos.”

Tras terminar su discurso, se sentó y fue entonces cuando la subdirectora del Instituto anunció a los dos ganadores de la beca de 40.000$, siendo una sorpresa para Tetteh.

Tetteh declaró: “lo solicité hace un mes, pero también muchos otros estudiantes increíbles lo solicitaron, así que no era seguro que lo fuera a conseguir”.

Tras recibir el premio, escuchó a la subdirectora hablar sobre ser desinteresada y audaz, fue entonces cuando Tetteh tomó la decisión. Se sentía muy agradecida, pero afirmó que no era la persona que más necesitaba esa beca. Ya que ella había recibido otra beca y ayuda financiera para poder continuar su educación.

Sabía que la comunidad universitaria había ayudado a su madre, y conocía la gran ayuda que supondría una beca como esa, así que comunicó durante la ceremonia de graduación que la administración debería considerar dar la beca a otra estudiante que quisiera ir a la universidad.

Tetteh declara que se sintió muy aliviada cuando la rechazo, estaba feliz de que Dios la hubiera ayudado para reflexionar y tomar la decisión correcta, “no creo que haya ningún momento en el que me haya arrepentido de tomar esa decisión”.

Los padres de la joven no sabían ni que iba a recibir la beca ni que sería su propia hija la que la rechazaría de una forma tan espontánea. Su director le dijo estar orgulloso de ella, al ser un gesto altruista. Su madre la animó y le aplaudió de pie, creando una retroalimentación muy positiva en todos los ámbitos.

Tetteh confirmó que se había reunido con el director Jeremy Roche para discutir sobre cómo se reasignará la beca. El plan es que la beca se divida en múltiples regalos que se repartirán durante los próximos cuatro años. A partir del próximo año, los dos mejores estudiantes que vayan a la universidad recibirán 5.000$ cada uno.

Ella animó a los estudiantes de secundaria a mantener los ojos bien abiertos, ya que pueden hacer grandes cambios, porque el mundo está siempre mejorando, y hay que estar atentos a lo que podemos hacer, ser valientes y audaces, además de trabajar duro para que ese cambio se produzca.

El director del Instituto declaró al Washington Post que ella es una representante no solo de su clase y de su escuela, sino que se atrevería incluso a decir de su generación.

Comentarios