sábado. 18.05.2024
Descenso en muertes por ictus, diarrea e infecciones respiratorias

La esperanza de vida mundial aumenta 6,2 años desde 1990

Un nuevo estudio revela que la reducción de las muertes por diarreas, infecciones de las vías respiratorias bajas (bronquitis y neumonía) y accidentes cerebrovasculares, entre las principales causas de mortalidad en los países en desarrollo, ha aumentado la esperanza de vida mundial en más de seis años desde 1990.
Asia Oriental fue objeto del mayor aumento neto de la esperanza de vida, de 8,3 años - crédito, Joey Huang
Asia Oriental fue objeto del mayor aumento neto de la esperanza de vida, de 8,3 años - crédito, Joey Huang

La mejora de la atención sanitaria y de la prevención de enfermedades también contribuyó a que la gente viviera más, hasta que los cierres patronales y de empresas ordenados por los gobiernos interrumpieron las cadenas mundiales de suministro e invirtieron esta tendencia durante los años de la pandemia.

Investigadores del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) estudiaron las causas de muerte en todo el mundo durante las tres últimas décadas y analizaron cómo cambió la esperanza de vida mundial durante ese periodo.


Descubrieron que, en general, la esperanza de vida ha aumentado en 6,2 años desde 1990, y que la reducción más pronunciada de muertes se registró entre 1990 y 2019 en Oceanía, Asia oriental y África subsahariana oriental.

Esto fue impulsado por una fuerte caída en las muertes por enfermedades entéricas -incluyendo diarrea y fiebre tifoidea- y una reducción significativa de la mortalidad por infecciones respiratorias bajas.

África subsahariana oriental experimentó el mayor aumento de la esperanza de vida, de 10,7 años.

La subregión de Asia Sudoriental, Asia Oriental y Oceanía registró el segundo mayor aumento neto de la esperanza de vida, con 8,3 años, debido en gran parte al descenso de las muertes por ictus, infecciones respiratorias bajas, enfermedades respiratorias crónicas y cáncer.

Según el equipo, la gestión de la pandemia en la zona también contribuyó a preservar el aumento de la esperanza de vida.

Asia Meridional fue la tercera superregión con mayor aumento neto, con 7,8 años, lo que se atribuye a un pronunciado descenso de las muertes por enfermedades diarreicas.

"Nuestro estudio muestra que en 2021 las muertes por enfermedades entéricas se concentraron en gran medida en el África subsahariana y el sur de Asia", afirma Naghabi.

"Asimismo, el 90% de las muertes por malaria se produjeron en una zona habitada por apenas el 12% de la población mundial: una franja de tierra que va desde el África subsahariana occidental hasta Mozambique, pasando por África central."

"Ya sabemos cómo evitar que los niños mueran de infecciones entéricas, incluidas las enfermedades diarreicas, pero ahora tenemos que centrarnos en prevenir y tratar estas enfermedades", añadió.


El estudio, publicado en The Lancet, también destaca cómo la COVID-19 alteró las cinco principales causas de muerte por primera vez en 30 años, sustituyendo a un asesino dominante durante mucho tiempo, el ictus, para ocupar el segundo lugar.

Los investigadores descubrieron que las superregiones de América Latina, el Caribe y el África subsahariana fueron las más afectadas por la pandemia y las que más años de esperanza de vida perdieron en 2021.

La Dra. Liane Ong, coautora del estudio e investigadora principal del IHME, añadió que el estudio puede ayudar a los científicos a profundizar en su comprensión de las estrategias de reducción de muertes y ofrecer más información sobre qué tipos de intervenciones de salud pública tienen éxito.

Los resultados del estudio también revelan qué enfermedades se han concentrado más en determinados lugares, lo que, según el profesor Mohsen Naghabi, coautor del estudio y Director de Estimación de la Carga de Morbilidad Subnacional del IHME, puede ayudar a los científicos a comprender mejor las estrategias de reducción de la mortalidad y ofrecer más información sobre qué tipo de intervenciones de salud pública tienen éxito.

La esperanza de vida mundial aumenta 6,2 años desde 1990