sábado. 15.06.2024

El papa Francisco ha nombrado al jesuita español Juan Antonio Guerrero Alves prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede, es decir, el considerado ministro de Economía, un puesto que estaba vacante tras la salida del cardenal australiano George Pell, condenado por abusos a menores.

Guerrero Alves nació en Mérida (España) el 20 de abril de 1959 y desde 2017 es delegado del Superior General para las casas y obras interprovinciales en Roma y consejero general de la Compañía de Jesús.

“Como jesuita es una alegría recibir una misión directamente del Papa. Es un modo privilegiado de realizar mi vocación”, declaró Guerrero a los medios vaticanos. Además expresó su deseo de “poder contribuir a la transparencia económica de la Santa Sede y a hacer un uso eficiente de los bienes y recursos que están al servicio de la importante misión evangelizadora de la Iglesia”.

El español ocupa el cargo como prefecto de la Secretaría de Economía vaticana, el “ministerio” creado por el papa Francisco para englobar todas las instituciones económicas de la Santa Sede y vacante desde que Pell el 29 de junio de 2017 decidió dedicarse al proceso por abusos sexuales en su país.

Guerrero se suma a los otros dos cargos importantes de los españoles en la Curia romana, el gobierno vaticano, que son Luis Francisco Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Miguel Ángel Ayuso Guixot, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

El Papa nombra al jesuita español Juan Antonio Guerrero ‘ministro’ de Economía