sábado 18/9/21

Investigadores españoles reconocen 7 familias y 22 géneros de hongos Phallales

Un estudio en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha permitido reconocer siete familias y 22 géneros en Phallales, aunque la delimitación de algunos géneros "debe revisarse más a fondo para reconocer grupos monofiléticos", según ha explicado la investigadora María P.Martín.
undefined

El orden Phallales está constituido por hongos gasteroides, cuyos basidiomas no se abren hasta que las esporas están maduras, y son conocidos como hongos del diablo, cuernos apestosos o hongos flor.

En faloides, la primera secuencia de ADN se publicó hace casi un cuarto de siglo, en 1997, y, a partir de ahí, los estudios posteriores han tenido el objetivo de resolver los conflictos filogenéticos del orden y proponer nuevas especies.

Sin embargo, tras los años transcurridos, el número de familias y géneros en el orden todavía motiva controversias entre los investigadores, por lo que un estudio que acaba de publicarse en 'Frontiers in Microbiology', llevado a cabo por investigadores de varios centros de Brasil con la participación de la Profesora de Investigación del CSIC en el Real Jardín Botánico (RJB) de Madrid María P. Martín, se ha propuesto proporcionar una descripción general de Phallales para conocer mejor su diversidad, a partir de los secuencias de distintos marcadores de ADN disponibles en bases de datos públicas.

En el estudio, se obtuvieron más de un millar de secuencias, que corresponden a 664 especímenes. Las secuencias se agruparon de forma automática al nivel de especie (hipótesis de especies) utilizando el programa CD-HIT on line, a un nivel de un 98% de similitud.

El agrupamiento reveló 118 hipótesis de especies lo que significa que, aproximadamente, el 20% de todas las especies descritas en Phallales tienen secuencias de AND disponibles.

Respecto a la distribución geográfica, 462 ejemplares se distribuyen en 43 países de todos los continentes, a excepción de la Antártida. La mayoría de estos géneros son saprotróficos y el 2,1% de los nombres reconocidos en Phallales son especies comestibles confirmadas, entre ellas varias del género Phallus (en estado juvenil).

Para conocer mejor el origen geográfico, el estilo de vida o la comestibilidad de las especies los investigadores obtuvieron más de un millar de secuencias en unos 664 ejemplares de los que 41 no fue posible identificar su género y 37 fueron asignados a cinco familias distintas.

Tal y como reconoce María P. Martín, "se ha logrado un gran progreso en los análisis moleculares de faloides realizados durante los últimos años, aunque aún es necesario resolver algunas inconsistencias taxonómicas, principalmente a nivel de algunos géneros, como Abrachion, Blumenavia o Clathrus, entre otros, y generar nuevos datos para ampliar el conocimiento del grupo".

Comentarios