domingo 20/9/20

Córdoba continúa liderando la mayor producción de ajo de Andalucía, con un 35% del total

Ajo - Archivo
Ajo - Archivo

Redacción. La provincia de Córdoba sigue siendo la principal zona productora de ajo de Andalucía, abarcando el 35% de la superficie sembrada y de la producción de esta hortaliza en la comunidad. Le siguen las provincias de Sevilla y Granada, que representan, cada una de ellas, el 20% de la superficie andaluza de ajo y generan de media un 19% de la producción, mientras que las provincias de Málaga y Jaén abarcan, respectivamente, el 14% y el 9% de las hectáreas sembradas y un 13% de media de la producción andaluza de ajo. El resto de las provincias suman algo más del 2% restante de la superficie y producción de ajo.

En concreto, con datos del pasado mes de agosto, la provincia de Córdoba cuenta con una superficie sembrada de ajo de 1.668 hectáreas y una producción de 20.630 toneladas, mientras que, por detrás, Sevilla presenta 964 hectáreas y una producción de 10.893 toneladas, y Granada, 960 hectáreas y 11.109 toneladas de producción.

No obstante, si se tiene en cuenta la evolución de los últimos años, se observa que la superficie de ajo ha descendido en la provincia de Córdoba un 19% en las dos últimas campañas, mientras que Granada y Málaga han aumentado su representatividad en las campañas 2018/19 y 2019/20. De hecho, la provincia granadina mantiene esta tendencia alcista desde la campaña 2015/16. Sevilla, en cambio, que venía aumentando de forma continua su superficie de ajo en las últimas cuatro campañas, ha disminuido ésta en la campaña 2019/20 en un 18% con respecto a la campaña precedente.

La superficie de ajo sembrada en Andalucía en la campaña 2019-2020 cae un 12 por ciento con respecto a la 2018-2019, hasta las 4.827 hectáreas, mientras que la producción desciende un 10 por ciento, hasta las 59.056 toneladas, según los datos del Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, consultados por Europa Press.

Además, el rendimiento medio de la superficie de esta hortaliza ha caído un 2%, según el informe inicial de la campaña del ajo 2019-2020 de dicho observatorio, para cuya elaboración se ha contactado telefónicamente con once empresas productoras y comercializadoras de ajos de las provincias de Córdoba, Granada, Jaén y Almería colaboradoras del Observatorio de Precios y Mercados, así como con la Asociación de Productores y Comercializadores de Ajo de Andalucía (Aprocoa) y con la Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de Ajos (Anpca). 

 A diferencia de la campaña de ajo 2018/19, que comenzó con retraso, la andaluza de 2019/20 se ha adelantado en fecha con respecto al ciclo productivo de campañas precedentes, algo que obedece a la ausencia de temperaturas bajas, que ha evitado una parada en el ciclo vegetativo de la planta, provocando un adelanto en la salida de ajo, según el informe del Observatorio de Precios y Mercados.

Concretamente, el ajo 'Spring' --variedad más temprana que la del ajo 'morado'-- se comenzó a recolectar a principios del mes de mayo de 2019, adelantándose entre siete y diez días --dependiendo de la zona de producción-- a la fecha normal de recolección.

El informe también detalla que la campaña de producción se caracteriza por haber sido de escasas precipitaciones, principalmente al principio de la misma y durante el periodo de recolección de la hortaliza. Esta escasez de lluvias ha repercutido positivamente en la ausencia de enfermedades fúngicas, disminuyendo la aplicación de tratamientos contra la 'Roya' o la blanquilla, según el informe, que apostilla que también ha favorecido las labores agrícolas del cultivo, que no se han visto impedidas, a la vez que no se han dificultado o encarecido los trabajos de manejo o manipulación del ajo, que "tanto se vieron afectadas en la campaña precedente". En general, la climatología ha sido "favorable", dado que ha habido ausencia de heladas, granizo o lluvias intensas que causasen daños en la cosecha, lo cual, unido a las temperaturas cálidas, ha favorecido la obtención de una "buena calidad" del ajo, la ausencia de daños en la cosecha y, por tanto, la disminución de ajo calificado de segunda calidad o destrío.

Así, según el informe, en general se han evitado problemas debido a la aparición de manchas negras en el bulbo, o la carencia o falta de capas externas en la piel del ajo, "problemas que en otras campañas han aumentado el porcentaje de producción con dificultades para su salida comercial". No obstante, la falta de lluvia "ha afectado negativamente al volumen total de producción de ajo, debido al menor calibre alcanzado por las cabezas de ajo".

Por otro lado, la comercialización del ajo se ha llevado a cabo en la campaña 2019/20 entre la semana 18, momento en el que se inició la campaña andaluza de ajo, y la semana 33, en la que se recopilan los últimos datos de venta del productor. Después de dos campañas consecutivas --2017/18 y 2018/19-- en las que las cotizaciones medias del ajo andaluz en campo disminuyeron en un 21% de media, el precio medio liquidado al agricultor por el ajo en lo que va de campaña 2019/20 --de 1,32 euros por kilogramo-- ha aumentado en un 59% con respecto a la campaña 2018/19, cuando era de 0,83 euros por kilogramo. Atendiendo a las variedades de ajo cultivadas en Andalucía, el ajo 'morado' ha alcanzado un mayor valor comercial en campo en comparación con la variedad de ajo 'Spring' o 'chino'. Concretamente, en la campaña 2019/20, el valor medio alcanzado por el ajo 'morado' en campo ha sido de 1,51 euros por kilogramo, frente a los 1,11 euros por el ajo 'Spring' o 'chino'.

Por otro lado, en lo que respecta a las cotizaciones medias del ajo andaluz a la salida de la central de manipulación en la campaña 2019/20, el precio medio se mantiene por ahora constante, alcanzando un valor medio de 1,91 euros por kilogramo. Por variedades, se observa que, al igual que ocurre en origen, el ajo 'Morado' es el que adquiere un mayor valor en el mercado y, a la salida de la central de manipulación, está alcanzando una diferencia de valor con el ajo 'Spring' de un 34%, es decir, un 19% inferior a la registrada en la campaña 2018/19, pero similar a la diferencia alcanzada entre variedades en la campaña 2017/18.

Comentarios