sábado. 18.05.2024

Un británico que hace seis años construyó una adorable aldea de ratones para sobrellevar la depresión ha añadido un pub, una librería y casas de Hobbit para poder capturar fotos aún más enternecedoras.

Simon Dell empezó a crear la "mini comarca " cuando vio un ratón salvaje en su jardín trasero y quiso protegerlo de los gatos del vecindario. Desde entonces, este hombre de 50 años ha atraído a más ratones a su lujosa ciudad, construida con materiales reciclados y basura reutilizada.

Simon documenta las actividades diarias del pueblo a través de sus canales en las redes sociales (George, el ratón, en una casa de troncos), con más de 150.000 seguidores. "Sin la fotografía y la diversión de hacer cosas pequeñas para cosas pequeñas, pronto podría volver a sumirme en una profunda depresión", afirma Simon. "La fotografía me dio una razón para levantarme y salir de nuevo, y la aldea de ratones me devolvió la sonrisa. "Espero que a otros les dé la misma alegría que a mí".

Hoy, según Simon, hay unos 20 ratones, posiblemente dos grupos familiares, y muchas cosas han cambiado en el pueblo. "El único límite es mi propia imaginación y habilidad para hacer las nuevas construcciones, ya que todo está hecho a mano con trozos de madera reciclados, troncos viejos o casi cualquier cosa que pueda encontrar en contenedores o en la basura y a la que se le pueda dar una nueva vida".

"Tienen dos de mis viejas botas convertidas en casas para ratones y muchos otros tipos de casas repartidas por el pueblo. "De hecho, tienen casi todo lo que se puede encontrar en un pueblo o incluso en una ciudad".

Tiene planes para añadir una estación de tren, una cafetería y un teatro o cine. Simon afirma que la aldea de ratones le ha proporcionado -a él y a muchos de sus seguidores- una inmensa alegría en medio de luchas personales.

"Como siempre he sufrido depresión, insomnio y ansiedad, siempre están ahí para apoyarme en los buenos o malos momentos, y muchos descubren que mis fotos y vídeos les ayudan a sonreír a diario y les levantan el ánimo. "Ese ha sido siempre mi objetivo, hacer sonreír a los demás y mantener mi mente y mi cuerpo activos".

Hombre construye una aldea para ratones para sobrellevar su depresión