jueves 29/7/21

Los casos de demencia bajan un 13% cada década desde 1988 en Europa y EEUU

En los últimos treinta años, la demencia ha bajado un 13% cada década en personas de ascendencia europea, vivan en Europa o Estados Unidos.
Juventud y adultez mayor_ Dos procesos, un camino _ Central Informativa del Adulto Mayor
Anciana sujeta la mano de una joven - Pinterest

Con estos datos Harvard Chan School ha realizado un estudio sobre salud pública en el que estima que 15 millones menos de personas sufrirán demencia para 2040.

“Mientras la esperanza de vida de la población europea y estadounidense crece, la probabilidad de demencia y Alzheimer lo hace también, debido a la cantidad de gente que se encuentra en edad de riesgo” explica Lori Chibnik, profesora en el Departamento de Epidemiología en Harvard Chan School. “Aún así, nuestras investigaciones muestran que cada vez hay menos casos de demencia y Alzheimer, algo inesperado” añade.

Los resultados de este estudio destacan que 47 millones de personas en el mundo viven con demencia, y debido a lo rápido que está creciendo la población, el número de personas que vivan con esta enfermedad se debería ver triplicado en los próximos treinta años.

Pero este estudio rebate a la probabilidad, estableciendo que los casos disminuirán, ya que Chibnik y sus coautores concuerdan en los datos, tras siete estudios realizados en los que se incluyen a más de 49.000 individuos mayores de 27 años y tanto de población europea como norteamericana. En ambos casos, mujeres y hombres decrecen, pero mientras que los hombres bajan un 24% las mujeres solo un 8%, las razones de esta notoria diferencia no están claras, aunque varios médicos lo atribuyen a la presión de la sangre, el colesterol y la inflamación.

Los investigadores son conscientes de que los resultados son aplicables solo a una parte reducida de la población mundial, y que habrán de hacer futuros estudios que incluyan mayor diversidad.

“Sugerimos incluir ciertos hábitos saludables en la vida de las personas que pueden evitar la demencia, controlar la presión sanguínea o tomar medicación que no pueda derivar en trombos puede ser una buena forma de empezar” dice Chibnik.

Comentarios