martes. 23.04.2024

Jeison experimentó el robo de su bicicleta mientras recogía un pedido en una hamburguesería de Marbella, Málaga. Este infortunio no solo lo dejó sin su medio de transporte, sino también sin trabajo, ya que su bicicleta era su herramienta para repartir. Determinado a recuperarla, decidió publicar un anuncio en Internet. A pesar de sus esfuerzos, la bicicleta seguía sin aparecer, hasta que un gesto de generosidad cambió su suerte.

Sara, madre de dos niños de 8 y 11 años, se enteró del robo de la bicicleta a través de un grupo de Facebook llamado "Marbella se queja". Conmovida por la situación de Jeison, quien dependía de su bicicleta para trabajar, los niños decidieron hacer algo al respecto. A pesar de que la bicicleta del hermano menor era demasiado pequeña, estaban decididos a ayudar.

Finalmente, entre todos, decidieron regalarle la bicicleta del hermano mayor, que era más grande y adecuada para Jeison. El pequeño de la familia expresó su deseo de entregarla personalmente, lo cual fue acordado por todos. Se organizaron para encontrarse en el garaje de la casa de Sara, donde guardaban la bicicleta. Cuando Jeison recibió el regalo, no pudo contener la emoción y rompió en lágrimas de felicidad.

Jeison, un joven de 22 años que emigró desde Venezuela hace un año y medio, había trabajado como granjero en su país natal. En España, había invertido gran esfuerzo en adquirir una bicicleta para trabajar como repartidor. Sin embargo, la semana pasada sufrió el robo de su valioso medio de transporte, que había comprado por 450 euros y había preparado meticulosamente apenas dos semanas antes.

Ahora, gracias al gesto desinteresado de los niños, Jeison puede volver a trabajar por las calles de Marbella. Monta la bicicleta que le fue donada por un niño de 11 años que reconoció su necesidad. La madre de los pequeños, aunque no pudo responder a la pregunta de su hijo sobre por qué robaron la bicicleta, destacó la importancia de inculcar valores como la generosidad y la solidaridad en sus hijos.

Roban una bici a un repartidor en Marbella y estos dos niños le regalan la suya