sábado 19/6/21

Nace un bebé sano de una madre en Valencia que estuvo ingresada por Covid casi 1 mes

El pequeño ha nacido en la semana 37 y no presenta secuelas por el covid que atravesó su madre

Marcus ha nacido casi al término de la semana 37 de gestación y ha pesado 2.800 gramos. Es un bebé sano, como tantos otros, pero su nacimiento ha despertado mucha expectación, su madre estuvo ingresada por Covid cerca de un mes en Reanimación del Hospital La Fe de Valencia y precisó respiración  extracorpórea (ECMO) durante casi dos semanas. Por eso que Marcus esté sano es una buenísima noticia.

Su madre, Ianula Antonio ingresó en La Fe con neumonía bilateral por covid-19 a mediados de enero, cuando estaba embarazada de 22 semanas, según ha explicado este jueves la Generalitat.

Debido a una complicación respiratoria grave tuvo que ser ingresada en el servicio de Reanimación, donde precisó de respiración extracorpórea por dispositivo ECMO durante casi dos semanas. 

Marcus nació bien

Con 37 semanas de gestación, nació Marcus. Un bebé que ha sido el centro de atención del hospital y su alegría.

Diariamente, durante esas semanas, un equipo multidisciplinar formado tanto por especialistas en Reanimación y Neumología como por Obstetricia y Ginecología, además de personal de Enfermería, pasaba parte dos veces al día a su familia.

Además, la madre ha recordado que se puso mal cuando estaba embarazada de 23 semanas y después de 21 días en reanimación le dieron el alta el 5 de marzo. "El bebé ha salido con tres semanas de antelación pero está bien, gracias a Dios estamos bien", ha señalado.

Por su parte, el padre del pequeño ha indicado: "Sin la ayuda que hemos tenido aquí, igual la historia hubiera tenido otro final que nadie deseaba".

No podían ponerla boca a bajo como al resto de pacientes

Según el doctor Alfredo Persales, director del Área Clínica de la Mujer del Hospital La Fe, ha explicado que la situación "era de riesgo extremo por la gravedad de la enfermedad y las semanas de gestación, insuficientes para una viabilidad con garantías de salud".

"Se añadía la dificultad de no poder ponerla en posición boca abajo para que sus pulmones se recuperaran mejor", ha precisado para añadir que, sin embargo, esperaban que mejorara su estado, al tiempo que hacían todo lo posible por la salud de la madre y el bebé.

También ha indicado que tuvieron que acudir al Comité Ético del Hospital puesto que podría ser necesario sacar de forma prematura al feto con un pronóstico malo o que la madre pudiera morir a consecuencia de la cirugía, y por ello pensaron que era mejor proseguir la gestación y preservar en todo momento la salud e integridad y no poner en riesgo a la madre.

La madre tiene secuelas pero se encuentra bien

La doctora Pilar Argente, directora del Área Clínica de Anestesia y Reanimación del Hospital La Fe, ha añadido que el equipo "está formado por profesionales con experiencia y buena formación en el tratamiento de pacientes con ECMO, lo que ha hecho posible que Ianula haya salido adelante".

Durante estos días, Ianula tiene secuelas debidas a la covid-19 (molestias en las piernas), pero su estado general es bueno y tanto ella como el bebé se encuentran bien.

Comentarios