sábado. 18.05.2024

Una estudiante a la que acosaban por su sobrepeso se ha convertido en entrenadora de animadoras y semifinalista de Miss Inglaterra.

Sophie McGarva dijo que sus crueles compañeros de clase se burlaban de ella después de que, antes de cumplir los 13 años, llegara a pesar casi 90 kilos en la escuela secundaria a base de comer comida basura y aperitivos.

La inglesa sufría de baja autoestima, pero estaba decidida a "demostrar que todo el mundo se equivocaba" y llegó a perder 49 libras. Sophie, que ahora tiene 21 años, llegó incluso a las semifinales del concurso Miss Inglaterra el pasado fin de semana.

La estudiante de literatura inglesa se mantiene en forma entrenando a las animadoras de las "YSJ Kats" de la Universidad de York St John y yendo al gimnasio tres veces por semana.

"Los problemas con mi peso empezaron cuando llegué a la escuela secundaria", explica esta mujer de North Yorkshire. Entonces no era muy deportista y comía mucha comida mala, como chocolates y dulces".

"Pero en ese momento empiezas a ser más consciente de tu imagen y las chicas de mi entorno eran todas muy delgadas.
"Nunca me preocupé demasiado, pero entonces algunas chicas empezaron a meterse conmigo por mi tamaño y a decirme cosas feas y horribles.

Incluso llegué a denunciarlo a los profesores, pero lo escondieron debajo de la alfombra, lo que no ayudó".
"Después de un año así, supe que había llegado el momento de cambiar y me propuse demostrar que todo el mundo estaba equivocado.

"También quería demostrarme a mí misma que si me proponía algo podía conseguirlo. Así que empecé a cuidar mi dieta y a hacer más ejercicio".

Tras iniciarse en la danza, la natación y el patinaje sobre hielo, perdió casi 15 kilos. "He mantenido esta mentalidad decidida y de fuerza de voluntad en mi edad adulta y sigo yendo al gimnasio".

"Cuando llegué a la universidad quise unirme a una sociedad, ya que dicen que es la mejor manera de conocer gente. Elegí las animadoras y ahí empezó todo. Ahora coreografío rutinas y enseño hasta el nivel dos".

"No somos competitivas. Somos un equipo universitario, así que hacemos eventos y animamos a los equipos de fútbol y cosas así. Me encanta".

Las animadoras dieron a Sophie la confianza necesaria para desfilar en cuatro ocasiones en la Semana de la Moda de York, lo que le hizo creer que incluso podría competir en un concurso de belleza.

"Me presenté a Miss Inglaterra después de verlo anunciado en las redes sociales, pensando que no tendría ninguna oportunidad.
Me gusta el aspecto benéfico y lo que defienden: que la belleza no es sólo lo que se ve por fuera".

"En la escuela yo era una chica joven e impresionable que fue enseñado por los que me rodean que la belleza era sólo el reflejo en el espejo, que, después de la pérdida de peso, llegué a la conclusión de que esto no es del todo cierto.

"Me presenté a Miss Inglaterra para desafiarme de nuevo, con el objetivo de ganar confianza en mí misma y también para que mi yo más joven se sintiera orgulloso".

De hecho, se convirtió en una de las 44 mujeres que llegaron a la final nacional de Miss Inglaterra el pasado fin de semana.

Quería lograr una conexión más profunda conmigo misma y con los que me rodean, demostrándome a mí misma que puedo tener éxito en cosas fuera de mi zona de confort".

Adolescente acosada en clase por su peso llega a finalista de Miss Inglaterra