martes. 04.10.2022

Es posible que hayas oído hablar de Alex Honnold, el temerario escalador cuyo histórico ascenso a El Capitán en Yosemite con poco más que una camiseta y una tiza de mano fue retratado en el documental ganador del Oscar Free Solo.

Pues bien, ahora su madre acaba de convertirse en la mujer de más edad en conquistar el famoso pico de granito, tras alcanzar la cima el 23 de septiembre, la mañana de su 70º cumpleaños.

Dierdre Wolownick, la escritora y profesora de idiomas, decidió dedicarse a la escalada como medio para conectar más profundamente con su hijo, que hizo historia en 2018 cuando se convirtió en el primer hombre en escalar El Capitán sin cuerdas ni equipo de seguridad.

"Escalar El Cap a los 70 años pasa factura, física, mental y emocionalmente", escribe Wolownick en su blog. "Todavía no estoy 'decaído'. No estoy seguro de que lo esté nunca, del todo".

En 2008, Honnold estaba en casa cuidando una lesión, lo que le permitió tener tiempo para acompañar a su madre en su primera visita al gimnasio de escalada Pipeworks en Sacramento. Ese primer día completó 12 rutas con su ayuda, pero pasaron meses antes de que se armara de valor para volver por su cuenta.

Wolownick se comprometió con el deporte y empezó a conocer amigos y a perfeccionar sus habilidades. Escaló partes de la Media Cúpula y el pico de la Catedral en un momento en el que mucha gente de su edad piensa en jubilarse y bajar el ritmo.

La escritora publicó un libro de memorias sobre sus experiencias de escalada con Alex, titulado The Sharp End of Life: A Mother's Story, que se refiere al escalador que se encuentra en el extremo más agudo o principal de una ruta y que, básicamente, tiene toda la responsabilidad de guiar la ruta y asegurar la cuerda para los demás escaladores.

"Como madre, me maravilló este proceso de intercambio de liderazgo. Padres e hijos suelen cambiar de papeles en la vida, a medida que crecen", escribe en su libro. "Pero nunca, pensé, es tan evidente esa transformación como cuando escalan juntos".

El ascenso

"Este año, el 23 de septiembre, 10 amigos y yo partimos en la oscuridad, a las 6 de la mañana", escribe Wolonick en su blog. El primer tercio de la ruta es una caminata lo suficientemente empinada como para tener que ponerse a cuatro patas, agarrando rocas y árboles y cualquier otra cosa que aguante tu peso.

El segundo tercio de la escalada consiste en ascender por cuerdas fijas utilizando agarres mecánicos que se deslizan hacia arriba a lo largo de la cuerda, y que requieren una inmensa fuerza del núcleo para su uso, que Wolownick escribe que se desgastó bastante rápido.

"Las losas de granito que te llevan a ese último tercio se extienden durante lo que parecen kilómetros. Imposible de proteger con cuerda o de cualquier otra manera. Sólo hay que caminar cuesta arriba, sin parar, agarrándose a los pequeños bordes que puedas encontrar. Pero mi pie ya no funciona como debería (por una operación chapucera), y los dedos no pueden agarrarse", recuerda.

"Mi cabeza, sin embargo, era la peor de todas. Mi imaginación de escritora podía ver exactamente lo que pasaría si tropezaba... Rodaría por una losa tras otra, rompiendo partes de mí en cada golpe de roca, hasta llegar al borde. Entonces navegaría sobre el Valle para caer en picado a 1.200 metros hasta el suelo del Valle".

Sin embargo, a pesar del miedo, el pelotón llegó a la cima, donde se preparó champán y magdalenas -muy necesarias- para celebrarlo con vistas al famoso valle.


"Fue realmente sobrecogedor verla y luego tenerla en la cima con todos nosotros", dijo McMackin, un amigo de Dierdre al LA Times. "Había una mirada especial en la cara de todos. Sabíamos dónde estábamos. Sabíamos lo increíble que era el momento".

Dierdre, la mujer más mayor en escalar “El Capitan” en Yosemite, a sus 70 años
Comentarios