viernes 23/4/21

Una menor es agredida por su expareja en Málaga y su agresor acaba siendo detenido por la Policía Nacional

Un hombre de 26 años ha sido detenido el pasado martes en Málaga por propinar una paliza a su exnovia. El agresor se encontraba en busca y captura y además, contaba con dos detenciones previas por malos tratos y una orden de alejamiento en relación con otra expareja.
FOTO AGRESOR
Imagen de la detención por parte de la Policía Nacional del agresor que propinó una paliza a su exnovia.

El suceso ocurrido el pasado sábado en Málaga, ha tenido alerta a la policía los días previos a la detención del individuo. El hombre de 26 años que se encontraba en busca y captura, ha sido detenido finalmente el lunes por la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría Provincial de Málaga, por golpear con una rama de un árbol a su expareja, una menor de 16 años, causándole tanto daños físicos como lesiones en vértebras y cervicales, una perforación en el tímpano y diversas heridas en el cuerpo. El agresor ya había sido detenido anteriormente por malos tratos a su anterior expareja y tenía interpuesta una orden de alejamiento sobre ella. 

Según la investigación llevada a cabo, todo apunta a que el agresor le propinó una paliza a su expareja debido a que la chica un día antes quiso dar por finalizada la relación. Los hechos se produjeron en la zona de Playa Virginia, lugar en el que se encontraron de manera casual. En ese momento, el varón empezó a insultarla y intimidarla, para después le quitarle su teléfono móvil, conducirla hasta un lugar poco concurrido y una vez allí darle un mordisco en la nariz y pegarle dos puñetazos y patadas en el abdomen, cabeza y espalda. Poco después de producirse la agresión, el exnovio huyó del lugar y abandonó a la chica dejándola tirada en una zanja. 

Poco después de la agresión, la menor se encontró con anciano de unos 60 años, que fue el que le condujo hasta la jefatura de la Policía Local de El Palo, y una vez allí, expuso los hechos que se habían acontecido. Después de narrar lo sucedido, fue trasladada al Hospital Regional de Málaga para tratar su estado de salud y la Policía Nacional puso en marcha una investigación.

Debido a los repetidos golpes sufridos, la victima estuvo 24 horas en observación y después de recuperarse del terrible suceso, fue dada de alta el domingo. Las secuelas que le han quedado después de la agresión han sido: lesiones en cervicales y vértebras, heridas en diversas partes de cuerpo y una perforación en el tímpano. 

En lo que se refiere a antecedentes previos, el agresor fue detenido en dos ocasiones por violencia de género y una orden de alejamiento hacía su anterior expareja, aunque en está ocasión, la chica agredida no interpuso ninguna denuncia hacía el que fuera su pareja. 

Una noticia que nos deja un sabor agridulce y nos hace reflexionar sobre la importancia de hacerse eco de estos sucesos y de la gran responsabilidad que tenemos como parte de la sociedad. Es necesario dar transcendencia a estos actos machistas para intentar finalizar con ellos y tratar de denunciarlos en la medida de lo posible.