sábado. 02.07.2022

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía suspende, desde este martes, 12 de enero, con el fin de preservar los centros residenciales libres de brotes activos por Covid-19” “todas las salidas y visitas” en centros residenciales de personas mayores. Esto será así “hasta la finalización de la vacunación del grupo 1 de la primera etapa del Programa de Vacunación Covid-19 en Andalucía, con objeto de preservar los centros residenciales libres de brotes activos por Covid-19”.

En esta orden de la Consejería de Salud y Familias, con fecha de este 11 de enero de 2021, se modifica la Orden de 4 de diciembre de 2020, por la que se actualizan las medidas preventivas de salud pública en los centros sociosanitarios, otros centros de servicios sociales y de servicio de la comunidad autónoma de Andalucía para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus (Covid-19), publicada este lunes en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).

La orden, consultada por Europa Press, estará vigente desde este martes y se enmarca en el proceso de vacunación actualmente en marcha en Andalucía frente al Covid. El  Servicio Andaluz de Salud (SAS) y los profesionales sanitarios están trabajando para “lograr que la logística inherente a la conservación, utilización y administración de la vacuna disponible consiga vacunar en el menor tiempo posible a los grupos poblacionales priorizados, con las máximas garantías de seguridad y con objeto de alcanzar la máxima inmunidad en estos grupos poblacionales, sobre todo las personas mayores y grandes dependientes que viven en centros residenciales, donde la incidencia de la infección y de los fallecimientos ha tenido un mayor impacto”.

Pero “este esfuerzo puede verse trastocado por dos circunstancias muy preocupantes, que pueden afectar de manera directa en la consecución del objetivo propuesto en la primera etapa de vacunación”, así lo sostiene la Consejería de Salud y Familias

Estas circunstancias, a las que se refiere la Consejería, serían el “aumento de la incidencia de Covid-19 que se está produciendo desde las fechas navideñas” y, por otro lado, “como consecuencia de lo anterior, la aparición de nuevos brotes en los centros residenciales que retrasan la tasa de personas vacunadas tal y como está programada”.

Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias recuerda que “el Programa de Vacunación Covid-19 en Andalucía está basado en la Estrategia de Vacunación Covid-19 a nivel nacional, común para todo el país, que se rige por un marco ético que incluye el principio de equidad” e “implica la priorización de la vacunación por etapas y grupos poblacionales”.

La vacuna que actualmente se está dispensando, de Pfizer-BioNTech, “requiere dos dosis separadas por un periodo de 21 días, y durante ese periodo y hasta pasados siete días de la segunda dosis no se consigue inmunidad suficiente para la protección de las personas vacunadas frente al Covid-19”, explica la Consejería. La Consejería declara que en la primera etapa de la vacuna se incluyen “cuatro grupos priorizados, habiéndose comenzado por las personas residentes y personal sanitario y sociosanitario de los centros residenciales de personas mayores y de atención a grandes dependientes, en el propio centro residencial”.

Nueva disposición transitoria

Por todo lo mencionado, la Consejería ha acordado añadir una disposición transitoria única a la citada orden del 4 de diciembre de 2020, en la que se establece que, “durante la primera etapa de vacunación frente a la Covid-19, con carácter general se seguirán las medidas establecidas en esta orden, extremando las medidas establecidas para los residentes y para las personas trabajadoras, tanto generales como específicas, así como la detección y notificación precoz ante la mínima sospecha de un caso Covid-19”.

En esta disposición transitoria única también se dicta que, “hasta la finalización de la vacunación del grupo 1 de la primera etapa del Programa de Vacunación Covid-19 en Andalucía, se suspenden todas las salidas y visitas, con objeto de preservar los centros residenciales libres de brotes activos por Covid-19”.

La Junta ha querido destacar que “las personas residentes que retornen al centro residencial durante este periodo podrán hacerlo siempre y cuando cumplan los requisitos establecidos en la Orden de 4 de diciembre de 2020”, así como que, “hasta la finalización de la vacunación del grupo 1 de la primera etapa, se deberá mantener la realización de PDIA –prueba de detección de infección activa– semanal a los trabajadores de los centros residenciales de personas mayores, como medida preventiva para evitar la entrada del virus en los centros residenciales”.

A pesar de estas nuevas restricciones, se ha establecido “para paliar los efectos negativos acumulados de esta suspensión, en el marco del Plan de Humanización del centro residencial se potenciarán las actividades grupales dentro del mismo en grupos estables de convivencia y se intensificará la comunicación diaria con la familia mediante medios telemáticos, como teléfono, videoconferencias y otros disponibles”.

Otro requisito de la nueva orden es que “se realizará PDIA a las personas que cumplan los criterios establecidos en esta orden, especialmente a los nuevos ingresos de todos los centros de carácter social y los nuevos trabajadores, así como en el caso de retorno de los mismos”

Para concluir, en la nueva disposición transitoria única se acuerda que “para conseguir un adecuado nivel de inmunidad colectiva, en aquellos centros residenciales de personas mayores y grandes dependientes con brotes activos de infección Covid-19, los profesionales sanitarios referentes de los mismos realizarán una valoración individualizada de los residentes y de los trabajadores para proceder a establecer las personas con indicación de vacuna”.

Los mayores en Residencias andaluzas no podrán recibir visitas durante el periodo de...
Comentarios