sábado. 18.05.2024

La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul inicia el habitual Plan de Calas a través del Servicio del Alcornocal y el Corcho en Andalucía (SACA) de cara a asesorar a propietarios de monte de alcornocal sobre la calidad de la producción del corcho para que puedan planificar su campaña de la mejor forma posible. Este plan favorece, a su vez, la transparencia en el mercado del corcho, dado que las muestras quedan expuestas en la suberoteca del corcho ubicada en Alcalá de los Gazules (Cádiz).

Este servicio, dependiente de la dirección general de Política Forestal y Biodiversidad de la Junta de Andalucía, ya ha comenzado a ponerse en contacto con los propietarios de monte de alcornocal para ofrecer una visita del equipo técnico que realiza el muestreo de la calidad del corcho de manera completamente gratuita.

Una vez analizado, los propietarios obtienen datos como el de la proporción en peso de cada uno de los tipos de calidad de corcho definidos, la calidad media en la zona de descorche u otras consideraciones sobre el estado fitosanitario y selvícola del monte. Desde que se puso en marcha este servicio, se han realizado un total de 1.914 estudios técnicos.

Servicio gratuito de consultoría

El plan "presta un excelente servicio de consultoría a todos los propietarios para que puedan obtener el mejor beneficio posible en el mercado", explica el director general de Política Forestal y Biodiversidad, Juan Ramón Pérez, que apunta que uno de los objetivos de este programa es "fomentar un mejor conocimiento de los alcornocales andaluces y del corcho que producen".

Para ello, las muestras de corcho se someten a distintos procesos de cara a la elaboración del informe detallado de la calidad del producto que se remite a cada propietario. La calidad del corcho viene dada por dos parámetros, el calibre, que se clasifica en cinco clases, y el aspecto, en siete. Para simplificar su clasificación, las diferentes combinaciones se agrupan estableciendo un total de nueve niveles de calidad.

Datos interesantes de cara a "una gestión forestal activa que permite la recuperación y renovación de los alcornocales, equilibrar los efectos de la seca y las dificultades de regeneración natural por la presión sobre bellotas y regenerado", señala el director general.

El descorche del alcornoque se desarrolla entre el 1 de junio y el 1 de septiembre y sólo cuando el corcho se desprende fácilmente del árbol. El periodo mínimo entre descorches es de nueve años. En Andalucía, la superficie de bosques donde el alcornoque es la especie principal supera las 86.000 hectáreasde las que casi 75.000 se incluyen en la Red Ecológica Europea Natura 2000.

Sostenibilidad asesora a propietarios de alcornocales sobre calidad del corcho