miércoles. 29.06.2022

Los fisioterapeutas andaluces se enfrentan a un problema con la cartera de servicios planteada. Según denuncian se les recortan competencias y se les sitúa en una condición por debajo de su especialidad a la profesión y las funciones de los profesionales con respecto a otros oficios.  

Concretamente la nueva distribución de funciones que se plantea ignora la legislación vigente y podrían llegar a relegar a la figura de técnicos hasta el punto de que se les ignora por completo la posibilidad de que realicen diagnósticos y valoración de los pacientes.

Por otro lado, salud asume que estos profesionales solo realizan su función después de recibir el encargo por parte de un experto. Por su parte, el ciudadano desconoce la función de los fisioterapeutas que tienen formación tanto para la valoración como el diagnóstico, un hecho que puede alargar el proceso de tratamiento de los ciudadanos que requieran este tipo de especialidad.

El Sindicato de Enfermería y Sanidad, SATSE de Andalucía ha indicado que los fisioterapeutas “no necesitan prescripciones de ningún médico para realizar sus tratamientos” y que “pueden hacerlo con plena autonomía científica y técnica formando parte del equipo multidisciplinar para la mejora de la asistencia sanitaria a los pacientes”.

De hecho, se trata de una profesión sanitaria recogida en la Ley 44/2003, de 21 de noviembre de ordenación de profesiones sanitarias establecido en el artículo 7.2.b que dota a los fisioterapeutas “la prestación de los cuidados propios de su disciplina, a través de tratamientos con medios y agentes físicos, dirigidos a la recuperación y rehabilitación de personas con disfunciones o discapacidades somáticas, así como a la prevención de las mismas”, como ha indicado el sindicato.

Salud recorta las competencias a los fisioterapeutas andaluces
Comentarios