domingo. 03.03.2024

Desde hace cuatro años, Óscar Marín instala un puesto de comida junto a su familia todos los domingos. Por el antiguo hospital de La Línea de la Concepción en Cádiz, se instala desde las 11:30 hasta las 13:30 para ayudar a los más vulnerables.

Óscar cuenta que tuvo “un sueño en el que un hombre mayor me pedía que ayudase a los más necesitados”, y desde ese momento no ha faltado ningún fin de semana, pero la inflación ya empieza a afectar a este empleado, quien asegura que el sueldo ya no le alcanza para poder seguir con su iniciativa, por lo que le pide ayuda al pueblo.

En sus inicios, eran apenas 70 personas las que se acercaban a su ‘food truck’, pero hoy en día reparte más de 300 bocadillos, hamburguesas y bolsas de desayunos para niños: "Porque esto nos puede pasar a cualquiera, aquí vienen personas solas al igual que familias enteras".

"Si no fuese por lo que él hace no tendría que darles hoy a mis niños, no tengo trabajo y nadie me ayuda", cuenta una joven llamada Belén, la cual tiene tres hijos y acude cada domingo a agradecerle a Óscar por su ayuda desde hace ya dos años. Por otro lado, Aurelio afirma que se encuentra “toda la semana esperando a que llegue el domingo para tener un trocito de comida segura”.

Óscar Marín, cocinero que reparte comida a más 300 personas vulnerables en Cádiz