jueves 23/9/21

Andalucía pretende movilizar una inversión de 1.946 millones y la generación de 17.800 empleos

Empresa. ARCHIVO
Empresa. ARCHIVO

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades prevé movilizar una inversión de 1.946 millones y la generación de 17.800 empleos con el programa de 150 millones en ayudas hasta 2023 dirigido a grandes empresas de la industria manufacturera que activará antes de final de año. Así lo ha destacado el consejero Rogelio Velasco en Comisión parlamentaria, donde ha asegurado que el Plan de acción CRECE Industria 2021-2022, que articula la política de la Junta en la materia, tiene como objetivo “diferenciar a Andalucía como una región industrial y fomentar su convergencia con la media nacional en este sector”. 

Velasco ha explicado que este paquete de incentivos, que se nutrirá de fondos propios, “serán un importante estímulo al desarrollo industrial”, tanto en lo referente a la apertura de nuevas actividades e instalaciones manufactureras como a la ampliación o modernización de las existentes. 

El programa pretende dar cobertura a la especificidad territorial y a la coyuntura económica de Andalucía y responde a los ejes planteados por el Plan de acción CRECE Industria 2021-2022. Este nuevo instrumento, según ha matizado, “apuesta por una industria dinámica, generadora de empleo estable y de calidad, que destaque por su nivel tecnológico y sostenibilidad y por su alta productividad”. 

El titular de Transformación Económica ha subrayado que el plan se plantea como reto incrementar los índices de productividad de la industria andaluza, que se sitúan un 12% por debajo de la media nacional. Asimismo, persigue aumentar el peso del sector en el conjunto de la economía regional, superando el actual  10% del PIB regional para ir aproximándolo a la media nacional (16%) y europea (19%). Para atender a ese objetivo, el documento propone una serie de medidas centradas en “mejorar la modernización, solvencia y competitividad del tejido industrial andaluz, crear un entorno estable para la atracción de inversiones e incrementar las exportaciones”.

El Plan CRECE Industria es una hoja de ruta que contiene 20 medidas y 91 actuaciones, con la que se aspira a movilizar 5.100 millones de euros en inversión pública y privada en los próximos años y que, a juicio de Rogelio Velasco, “será clave para que el tejido industrial andaluz salga reforzado de la actual coyuntura económica”. Dicho instrumento de planificación no solo busca incrementar el peso de la industria en la economía regional, sino que también propone consolidar el desarrollo de las actividades ya existentes, actuando sobre las 32 cadenas de valor de bienes y servicios industriales identificadas. En esta labor se valorará, tal y como ha especificado Velasco, su grado de desarrollo e implantación territorial, su nivel de digitalización o su potencial y necesidades para, a partir de ahí, “establecer propuestas de acción que permitan fortalecer cada eslabón e impulsar la integración de estas cadenas de valor en otras globales”, ha remarcado.

En este contexto, Velasco ha puesto de manifiesto que el plan incide en aspectos clave como la calidad del empleo, asegurando que “el sector viene demandando una formación de doble vía, con la incorporación de nuevos trabajadores y la recualificación de los ya empleados en nuevas áreas”. También ha señalado que se contemplan iniciativas que ayuden a la atracción del talento innovador y que favorezcan el trasvase de conocimiento de las universidades al tejido empresarial.

Asimismo, el consejero de Transformación Económica también se ha referido al refuerzo previsto de la internacionalización de la industria, en colaboración con EXTENDA. “Se han planificado un total de 146 actuaciones de promoción exterior, por valor de 5,5 millones de euros, dirigidas al fomento de las exportaciones y la atracción de inversiones y centradas en los sectores de la madera, la automoción, la biotecnología, el frío industrial o el naval, entre otros”, ha matizado. 

Por otro lado, el Plan CRECE hace especial hincapié en la mejora de la normativa que afecta a la actividad industrial, un objetivo que “constituye uno de los grandes compromisos de este Gobierno para la presente legislatura”, ha dicho Velasco. Al respecto ha puntualizado que “la Consejería de Transformación Económica continuará simplificando y eliminado aquellos trámites innecesarios para la actividad industrial sin que ello suponga merma alguna para la seguridad o la protección medioambiental.

Ciudades industriales 

Rogelio Velasco ha aludido a la iniciativa de ‘Ciudades Industriales’ contemplada por esta estrategia. A su juicio, la medida tendrá “gran repercusión en el ámbito local” y ha confiado en que a esta actuación se sumen aquellas entidades locales que estén desarrollando o pretendan poner en marcha unas políticas más activas de impulso de los sistemas productivos locales, a través de condiciones atractivas.

 “Se trataría de bonificaciones fiscales, procedimientos administrativos más ágiles, acompañamiento a la inversión o adecuación de los espacios industriales para lo que contarían con el apoyo de esta Consejería”, ha dicho.

Batería de ayudas y acciones de apoyo al sector industrial

En su exposición, Rogelio Velasco ha realizado balance de las medidas de apoyo y líneas de incentivos que desde su departamento se han impulsado para aliviar el impacto que la pandemia ha tenido en la actividad industrial. Entre otros programas, ha destacado las líneas de incentivos gestionadas por IDEA como son la de Desarrollo Industrial y la de I+D empresarial. La primera ha permitido aprobar 122,7 millones para un total de 2.026 proyectos que suponen una inversión subvencionable de casi 332 millones y la creación de 1.126 empleos y el mantenimiento de otros 11.891. A la segunda ha optado una cartera de proyectos que movilizarán una inversión superior a los 450 millones y que se resolverá desde este mes de septiembre.

A estas acciones, se suman las ayudas por valor de 50 millones destinadas a pymes industriales o los incentivos de 15 millones de euros para favorecer la liquidez de las pequeñas y medianas empresas pertenecientes a los sectores aeroespacial, naval y otros sistemas avanzados del transporte. En este conjunto, también se incluye la activación de tres fondos de capital riesgo por un montante global de 50,2 millones en apoyo a las startups y a la expansión empresarial. 

Junto a estos recursos, el Ejecutivo autonómico también ha lanzado subvenciones para autónomos y empresas para favorecer la solvencia y reducir el endeudamiento del sector privado, por importe de entre 3.000 y 200.000 euros. En lo que respecta a las ramas industriales, se incorporan como posibles destinatarias de las ayudas actividades como la construcción, aeronáutica y espacial, la fabricación de estructuras metálicas o de vehículos de motor, así como actividades del ámbito agroalimentario, entre otras.

Al margen de los incentivos, el consejero de Transformación Económica ha enumerado diversas iniciativas como la aprobación de la Estrategia Aeroespacial de Andalucía, la creación de Andalucía TRADE, así como la declaración de interés estratégico para Andalucía de siete grandes proyectos industriales que suponen una inversión global de 2.641 millones.

Comentarios