lunes 26/7/21

Medina Azahara abre al público por primera vez una excavación para eliminar mitos que rodean a la arqueología

Revestimientos murales Medina Azahara
Revestimientos murales Medina Azahara

Las películas han creado en nuestra conciencia colectiva una imagen que no es la realidad, en este caso, de la arqueología y del trabajo de los profesionales que ayudan a desentrañar la historia de las civilizaciones que nos antecedieron. Por eso, las administraciones públicas tienen que colaborar en aquello que suponga una divulgación del trabajo de los arqueólogos, desechando así los mitos. Se trata del caso de la actividad Abierto por excavación, promovida por el Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra y el Instituto Arqueológico Alemán, que el sábado ha contado con la asistencia de 20 personas que han conocido in situ cómo van los trabajos arqueológicos en una zona concreta del yacimiento.

El comienzo de la actividad ha coincidido con la tercera fase del Proyecto General de Investigación La Plaza de Armas de Madinat al-Zahra con un objetivo de de conocer en profundidad una de las zonas más desconocidas de la ciudad califal. Esta inmensa explanada constituyó la entrada simbólica y ceremonial al sector más cualificado del Alcázar de Madinat al-Zahra, en la que se encuentra la administración del Estado y las dependencias privadas del califa.

El trabajo de los arqueológicos, abarcan 350 metros cuadrados y están en búsqueda de la identificación de un posible muro de  delimitación del camino de los Nogales (que ha sido constatado en el tramo próximo a la Puerta Norte del Alcázar) , así como la obtención de información más profunda sobre las características arquitectónicas del pórtico oriental. En definitiva, en esta superficie se prevé encontrar unas condiciones de conservación de las estructuras relativamente buenas que permitan confirmar o modificar los planteamientos iniciales.

El coordinador de las excavaciones en las plazas de armas, Rafael Caplés, explica que la base se esta iniciativa radica en explicar al público "cómo funciona la excavación, cuál es su metodología y las técnicas empleadas". Él y su equipo trabajan en el yacimiento de lunes a viernes y el sábado se lleva a cabo la difusión, entre el público asistente, de lo realizado durante la semana. La planificación e investigación son necesarios para el desarrollo del proyecto de excavación, rechazando la imagen de los arqueólogos  "excavando en agujeros" a diestro y siniestro.

Uno de los problemas principales con los que se ha encontrado el equipo es la naturaleza del terreno "un poco escarpado y dificultoso". Acceder a los cortes de la excavación no está siendo todo lo fácil que esperaban "debido a la caída de la ladera y al rozamiento de la estructura". Otros años, recuerda, "las excavaciones se encontraban en zonas más llanas, por lo que el trabajo" no era tan costoso.

Este proyecto, está sujeto a una línea concreta de financiación, se espera que dure ocho semanas. El arqueólogo asegura que será suficiente el tiempo ya que, la excavación tiene un perímetro poco extenso, ya que se ha limitado la zona. Además la excavación no se hará en función "de los restos que vayan saliendo para poder, así, responder a las preguntas" que el equipo formuló en el proyecto.

Actualmente trabajan sobre el terreno dos arqueólogos, un arquitecto, una topógrafa-delineantes, seis operarios especialistas en arqueología y otras dos personas que se encuentran en el museo. Son las encargadas de recibir todos los restos que van saliendo de los trabajos, desde la cerámica, los metales hasta los mármoles. Por ahora ha salido poco material, cosa que response a dos cuestiones. Por un lado, a que la excavación se está realizando en una etapa superficial al suelo !lo que serían los arcos de la plaza" y por otro lado, que los restos más significativos "suelen aparecer en zonas domésticas" y el equipo está trabajando en una plaza.

A juicio del arqueólogo, la importancia de las iniciativas de este tipo es imprescindible y emplaza a que no sea la primera. No obstante, reconoce  que "es más complicado ya que, en estos casos, las excavaciones están  sujetas a obras", lo que dificulta el acceso de personas ajenas a los trabajos. 

Mientras tanto, Medina Azahara continuará con esta actividad durante los sábados de junio, días 5, 12, 19 y 26 de junio.- mediante dos turnos de una hora de duración, que comienza a las 10:30 y a las 11:20. El número de personas participantes está estipulado en 20 aunque dependerá de los niveles de alerta sanitaria y las medidas adoptadas en Andalucía para la contención del covid-19.

Comentarios