domingo. 03.03.2024

Los hosteleros sevillanos rápidamente se pusieron manos a la obra cuando recibieron la llamada del chef José Andrés. En menos de 48 horas había un equipo compuesto por 65 cocineros voluntarios capitaneados por chef Juan Luis Fernández, para extender en Sevilla la labor que a nivel nacional lleva a cabo la ONG World Central Kitchen.

“Ya llevamos una semana. Comenzamos elaborando 1000 menús diarios, pero desgraciadamente hacen falta muchos más. Ya estamos en 1600 menús al día”. Nos cuenta Antonio Luque, presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla y provincia.

El voluntariado de los hosteleros no termina sólo en la elaboración de los platos en las instalaciones de Aljacatering, alcanza también al envasado, etiquetado y distribución que realizan otros tres caterings. El menú del martes, por ejemplo, estaba compuesto por un primer plato de salmorejo cordobés, un segundo de anillas de calamar en salsa, más fruta y yogur.

Es el Banco de Alimentos quien prioriza la entrega de esta comida de emergencia en aquellos comedores donde son más necesarios. Uno de ellos es el comedor Casa Grande del Pumarejo, donde más de un centenar de personas hacen cola antes de las 12 del mediodía para hacerse con ellos. Allí, ante la crisis sanitaria, tuvieron que optar por repartir la comida en bolsas y dejar de servirlos como era habitual en su salón. Cada día acuden a él unos 300 usuarios, en su mayoría son personas sin hogar. Otras viven en habitaciones sin cocina, o son mayores con pocos ingresos que no llegan a fin de mes.

Las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul, que regentan el comedor, aseguran que los menús que ahora aportan los hosteleros les quitan carga de trabajo y les cubren la mitad de la ayuda que prestan, puesto que ellas los complementan con otra bolsa en la que va la cena.

“De momento estamos atendiendo al mismo número de personas, lo que sí está aumentando por día es el número de familias que vienen solicitando alimentos”. Asegura Esperanza Gómez, hermana servidora del comedor.

El reparto de los menús de los hosteleros continúa por otros comedores sociales de la ciudad, en la zona centro y en el distrito Macarena. Sin embargo, en el Polígono Sur el reparto es domiciliario ya que va destinado a unos 600 niños tutelados en colegios, y que al cerrar éstos perdían el almuerzo en el comedor, y por tanto podrían correr el riesgo incluso de quedarse sin comer. De igual forma, los menús llegan también a otras tantas casas del municipio sevillano de La Algaba, y se estudia la expasión de esta ayuda a otras poblaciones.

“Estamos preparados para hacer el doble de los que estamos haciendo ahora mismo. Incluso en pueblos tenemos previstos otros puntos por si tuviéramos que elaborar más comida por si hiciera falta y hay reserva de voluntarios para las tres funciones que realizamos.” Nos explica Andrés Laredo, vicepresidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla y provincia.

La hostelería es uno de los sectores más afectados por el cese de la actividad empresarial por el estado de alarma. Sin embargo, no ha dudado en arrimar el hombro para ayudar a los que más lo necesitan. ​

Cocineros sevillanos preparan 1.600 menús diarios para comedores sociales