jueves. 30.05.2024

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de las actuaciones realizadas por la Consejería de Salud y Consumo en materia de atención a las personas con Trastorno de Espectro Autista (TEA) y Síndrome de Down y que han supuesto el aumento en casi un 27% su capacidad asistencial en Atención Temprana tras la implantación del nuevo modelo de Concierto Social, que ha sustituido a la anterior fórmula de gestión basada en tres acuerdos marco.

El Concierto Social, que comenzó su implantación hace dos años, ha permitido ampliar los lotes con sesiones a desarrollar y aumentar muchos de los ya existentes, lo que ha propiciado la apertura de 26 nuevos centros de Atención e Intervención Temprana (CAIT), muchos de ellos en localidades donde no existían, para alcanzar a un mayor número de personas usuarias.

Esto se traduce, con respecto al modelo anterior, en un aumento anual de 391.100 sesiones y en la posibilidad de atender a 4.076 menores más, llegando a 1.854.020 sesiones anuales en Andalucía, con las que se han atendido en 2023 a más de 38.000 menores. Este modelo de centros atiende de forma explícita a menores de 6 años con Síndrome de Down y TEA, entre otros trastornos. En el caso del primero en centros generalistas y, en el caso del segundo, en centros específicos.

Según el informe de la Federación Española de Asociaciones de Profesionales de Atención Temprana (GAT), Andalucía ocupa la segunda posición con el mayor número de personas asistidas y la tercera en cuanto a la tasa de atención. Tras el cierre del año 2022, Andalucía sólo estaría por detrás de Cataluña, ya que la tasa de atención sube al 7,54% de la población diana.

El incremento de la capacidad asistencial va aparejado al del presupuesto destinado a la prestación de la atención temprana, que ha experimentado también un aumento superior al 40%, pasando de los 30,1 millones de euros anuales con los acuerdos marco y las delegaciones de competencias, a 51,5 millones de euros con el Concierto Social y esas mismas delegaciones de competencias a 22 entidades locales, que también han visto aumentada su asignación de crédito a razón del aumento del precio de la sesión de 22 a 28 euros.

A diciembre de 2023, había reconocidas en Andalucía en la Base Poblacional de Salud 26.990 personas con TEA, de las cuales el 93% tiene menos de 35 años, siendo mayoritario el grupo de los menores de 14 años. En el caso de personas con Síndrome de Down, la población andaluza registrada es de 6.716, de las cuales algo más de la mitad se sitúa entre los 35 y 64 años.

Además, el sistema sanitario público andaluz ha desplegado a lo largo de los años un importante catálogo de estrategias y actuaciones orientadas a la promoción y prevención en la atención de la salud infantil y adolescente. Las más destacadas son las relativas al diagnóstico precoz, con el Plan de Metabolopatías y cribado de Fibrosis Quística (prueba del talón). Esta prueba permite el cribado del hipotiroidismo congénito, de la fenilcetonuria, fibrosis quística y cribado ampliado de metabolopatías con el objetivo de un tratamiento precoz que evite secuelas graves.

Asimismo, destaca la implantación del Programa Andaluz para el Cribado de Cromosomopatías, que se realiza en el primer trimestre del embarazo, y que cuenta con cauces establecidos de derivación a unidades especializadas en la que se les proporciona una información real, imparcial y lo más completa y comprensible posible para que decidir antes de la realización de las pruebas de diagnóstico genético confirmatorias de la alteración genética causante de la patología de la que se sospeche.

También hay que reseñar el Programa de salud infantil y adolescente, que contempla actividades preventivas en niños con Síndrome de Down, así como la valoración y detección del Trastorno generalizado del desarrollo o trastorno del espectro autista. Además, se ha destinado 214.000 euros entre 2020 y 2023 en subvenciones para la atención integral de estos colectivos apoyando a las entidades que realizan proyectos de asistencia y ayuda mutua.

Proyectos y actuaciones dirigidas a personas con Síndrome de Down

En lo que se refiere a las personas con Síndrome de Down, en 2021 se firmó el Convenio de colaboración entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Federación Andaluza de Asociaciones de Síndrome de Down (Down Andalucía) para establecer un marco de colaboración para favorecer la mejora de la atención sanitaria de estas personas y a sus familias de acuerdo con los principios de solidaridad, coordinación, cooperación, participación e integralidad. Entre ellas, se encuentra el acceso a la información de recursos a las nuevas familias, la mejora de la prevención, detección precoz y atención proporcionada en los centros del sistema sanitario público andaluz.

Además, un grupo de trabajo formado por miembros de las asociaciones y profesionales está elaborando una Guía de Atención Sanitaria a las personas con Síndrome de Down, actualmente en la última fase antes de su aprobación. Con ella se pretende, fundamentalmente, actualizar la evidencia científica y adaptarla al sistema sanitario público de Andalucía y minimizar la variabilidad en la práctica clínica en el SAS en la respuesta a las necesidades sanitarias de estas personas y establecer un modelo de atención que garantice la respuesta a sus necesidades asistenciales.

Esta guía trata de facilitar pautas de actuación para los profesionales de Atención Primaria y en Atención Hospitalaria de aquellos casos que lo requieran, personalizando la atención en función de la situación de cada persona afectada y su familia, con objeto de avanzar en la inclusión de estas personas. Para ello, se hace imprescindible la formación y sensibilización de los profesionales sanitarios de Atención Primaria y del resto de especialidades de Atención Hospitalaria.

El documento aborda las diferentes etapas del ciclo vital que suponen un hito en el desarrollo y en la salud de las personas con Síndrome de Down, desde el diagnóstico y la comunicación de la noticia a los progenitores, habitualmente realizado durante la gestación, momento clave para el que se debe tener la mejor preparación posible desde el punto de vista profesional técnico y humano. También incluye recomendaciones para el seguimiento de estas personas, destinando un capítulo al abordaje del deterioro cognitivo en personas adultas. Entre otros aspectos, recoge la necesidad de identificar las situaciones de riesgo, especialmente respecto a la salud mental, el sobrepeso, los déficits auditivos y visuales y el deterioro cognitivo, coordinando a equipos multidisciplinares.

Otro de los aspectos clave en la asistencia y abordaje de personas con Síndrome de Down es el Programa de Entrenamiento Cognitivo con Personas Adultas con este síndrome ante el riesgo de presentar formas preseniles de Enfermedad de Alzheimer. La evidencia recoge que, al igual que en el resto de la población, la estimulación cognitiva les ayuda a mejorar la memoria, la atención, las funciones ejecutivas y el lenguaje y, de esta forma, previene el deterioro cognitivo tipo Enfermedad de Alzheimer asociado al envejecimiento, tan prevalente en estas personas desde edades tempranas.

Se trata de un programa ejecutado por la Consejería de Salud y Consumo, financiado a través de fondos del Ministerio de Sanidad, como medida de implementación del Abordaje del Alzheimer y otras demencias de la Estrategia de Enfermedades Neurodegenerativas del Sistema Nacional de Salud, en línea con el Plan Integral de Alzheimer y otras Demencias en Andalucía. Mediante terapias asistidas por ordenador impartidas por profesionales cualificados de las Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias, desde el inicio del programa y hasta el 31 de diciembre de 2023, 992 personas con Síndrome de Down se han beneficiado del programa de entrenamiento cognitivo asistido por ordenador, realizando un total de 64.614 conexiones a la aplicación y 16.276 actividades. A fecha de diciembre de 2023, 761 personas estaban realizando el entrenamiento cognitivo a través de este programa.

En lo que se refiere a las actuaciones concretas relacionadas con las personas con Trastorno de Espectro Autista (TEA), el Gobierno andaluz ha aprobado en los últimos años un protocolo para mejorar la accesibilidad de estas personas y sus familias. Este establece medidas generales en los diferentes ámbitos asistenciales: consultas de Atención Primaria y Atención Hospitalaria, asistencia en el área de urgencias, pruebas diagnósticas, odontología, ingresos hospitalarios o cirugía.

Entre otros aspectos, recoge la edición de pictogramas para la accesibilidad cognitiva en los centros sanitarios, una campaña de sensibilización a la ciudadanía y a profesionales sanitarios para concienciar sobre cómo perciben los estímulos las personas con TEA, a través de vídeos elaborados por la Federación Autismo Andalucía, y un programa formativo dirigido a profesionales, en colaboración también con la Federación Autismo Andalucía, a través de la Escuela Andaluza de Salud Pública, realizado en los años 2019, 2021 y 2022.

Además, ante el aumento de la atención a personas con TEA en los servicios de salud mental, se están adecuando los procesos asistenciales integrados para mejorar la intervención sanitaria a estas personas, y se está trabajando en un nuevo protocolo de atención desde el sistema sanitario público de Andalucía a las personas con diversidad funcional.

Incrementan la respuesta asistencial a personas con Síndrome de Down y TEA