miércoles. 19.06.2024

Una fiesta universitaria celebrada en una discoteca de Sevilla ha provocado un diluvio de críticas por incluir contenidos sexuales como una bailarina de striptease y un simulacro de 'masturbaciones'. Y es que fueron cientos de estudiantes los que participaron en estos concursos de masturbaciones simuladas y en bailes con movimientos sensuales explícitos que, a más de uno, le ha hecho llevarse las manos a la cabeza.

Todas estas actividades fueron retransmitidas mediante redes sociales, siendo la fiesta un completo éxito de asistencia a pesar de las críticas, lo que ha llevado a la discoteca a proponer una nueva edición de esta lujuriosa reunión, ante la masiva aprobación de sus seguidores.

Uno de esos jóvenes universitarios que acudió a dicha fiesta, Manuel Méndez, señala que el show fue algo improvisto al llegar allí, y que el escándalo que se está dando es exagerado. "Ya se advertía en el cartel de la fiesta que podíamos esperarnos de todo en ese momento", apunta. "Fue graciosa la situación, no pasando lo excesivo. Tampoco creo que sea para tanto dar el escándalo que se está dando. Quién no ha visto a una persona en la playa en bañador, lo único es que cambia el escenario", apunta.

@xescnb INTRO DE LA POLÉMICA FIESTA UNIVERSITARIA DE OCCO🫣 #occo #sevilla ♬ sonido original - Xesc Navalón Bagur

Y es que, exceptuando ciertas connotaciones sexuales, la fiesta no difiere de otra noche más de discoteca. Jesús, promotor del evento y trabajador de la discoteca Occo de Sevilla era consciente que este tipo de shows no agradaría a todo el mundo, pero sabe que es algo que gusta entre los jóvenes, reconociendo que ha habido avalancha de demandas para el próximo pase.

El promotor cree que a las críticas les ha faltado el respeto desde el que "se ha creado la fiesta y la naturalidad, porque el sexo desde hace tiempo es algo natural". Además, el trabajador de Occo dejó en claro que la fiesta es también un espacio para la inclusión y diversidad, más allá de lo sexual.

El promotor tiene experiencia en el sector y apunta que lleva 13 años haciendo eventos y sabe que es parte del camino. "Todo es respetable, hay fiestas que gustan más a unos y otras a otros", mantiene.

Fiesta universitaria en Sevilla genera polémica por su alto contenido sexual