martes. 28.05.2024

FACUA Andalucía ha remitido un nuevo escrito a la Dirección General de Turismo de la Junta de Andalucía donde le reitera su interés en conocer el balance final del Plan de Inspección 2022, así como información acerca de las reclamaciones tramitadas en el ámbito turístico durante el pasado año.

La federación ya se había dirigido a este organismo el pasado 8 de mayo, sin que ni siquiera se le haya acusado el recibo del escrito.

Desde FACUA Andalucía existe un interés legítimo en conocer el grado de cumplimiento de la normativa aplicable a las empresas en el ámbito turístico, ya que afecta de forma directa en los derechos que tienen los usuarios de bienes y servicios turísticos. Se trata de un elemento que marca la calidad que ofrece esta comunidad autónoma a las personas que la visitan, garantizando un mercado transparente y seguro, eliminando a través del control administrativo los posibles abusos que se pudieran detectar.

Considera además que desde la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte se debe actuar para dar cumplimiento al artículo 1 de la propia Ley del Turismo de Andalucía, donde queda recogida "la defensa y protección de las personas usuarias de los servicios turísticos" como una finalidad de la norma.

La federación ya remitió un escrito en diciembre de 2022 a la Junta para pedirle que ampliase la línea de actuación para que el cuerpo de inspectores adopte una posición proactiva más allá de limitarse a la mera comprobación de las denuncias presentadas.

Del mismo modo, insiste a la Dirección General de Turismo acerca de la situación del desarrollo legal de las unidades de asistencia al turista en cumplimiento de la Ley 13/2011, de 23 de diciembre, del Turismo en Andalucía, así como en el Plan General del Turismo Sostenible de Andalucía META 2027.

En el artículo 27 de esta norma recoge que estas unidades de asistencia al turista tendrán por objetivo "informar sobre los derechos que asisten a las personas usuarias de servicios turísticos y sobre la forma de presentar quejas y reclamaciones para hacerlos efectivos, intervenir para la solución de conflictos entre las personas usuarias y prestadores de servicios cuando sea requerido para ello por las partes afectadas, informar a los prestadores de servicios turísticos sobre buenas prácticas y mejora de los servicios y trasladar a la inspección turística las denuncias o quejas que pudieran ser constitutivas de infracción administrativa".

A pesar de que existe un teléfono y un correo electrónico en la web de la consejería, la administración en ningún momento ha informado o publicado memoria de los servicios que presta y el modo de actuación.

FACUA insiste a la Junta en el balance de inspecciones a empresas turísticas