jueves 13/5/21

Las empresas agrícolas Galpagro y CBH se fusionan para crear Balam Agriculture

La experiencia y posicionamiento aportados por estas empresas les permitirá alcanzar una categoría de referencia en el sector agrícola especializado en transformación

 

BALAM AGRICULTURE
Los fundadores de BALAM AGRICULTURE de izquierda a derecha: Máximo Cañete y Silverio Gálvez

Las empresas, Galpagro y CBH, especializadas en servicios agrícolas de alto valor añadido, han formalizado una alianza sin precedentes para crear una nueva compañía que aspira a liderar el sector y que tiene previsto acometer importantes proyectos de innovación en el sector agroalimentario. 

El acuerdo se ha materializado en una nueva sociedad igualitaria entre los grupos empresariales Galpagro y CBH, que ofrecerá al empresario agrícola un modelo de gestión integral, que le va a permitir hacer frente a las inversiones necesarias que requiere todo el proceso productivo para rentabilizar su negocio. Mediante el desarrollo de nuevos modelos de cultivo e iniciativas innovadoras crearán una agricultura más rentable y sostenible y a la vanguardia de los tiempos que vivimos.

La intensificación en los cultivos es el presente, y continuarán evolucionando, convirtiéndose así en una de las mejores alternativas para la agricultura. La revolución en el campo debe continuar y para ello, debemos apostar firmemente por la innovación y el desarrollo sostenible. Estos nuevos modelos de cultivo son un paso hacia la agricultura del futuro. Un gran salto para hacer más y mejor, con menos. 

Líneas de negocio y planes futuros:

Las sinergias entre las diferentes áreas de negocio de ambas compañías han sido determinantes para el nacimiento de BALAM, cuyo objetivo es duplicar la cifra de negocio actual en los próximos 5 años. 

Existe también una clara vocación por el I+D+i, eje transversal en todos los departamentos y pilar fundamental de la filosofía de la compañía. Así como la vinculación de proyectos con las universidades, la formación continua, la digitalización y la responsabilidad social corporativa.

Comentarios