lunes 30/11/20

Crecen los delitos en Córdoba mientras la plantilla de la Guardia Civil sigue bajo mínimos

Guardia Civil.

Fuente: INE.es
Guardia Civil. Fuente: INE.es

La Dirección General de la Guardia Civil publicó en marzo sólo 33 vacantes de guardias civiles para la provincia de Córdoba, que no llegan ni al uno por ciento de las anunciadas para todo el país, a pesar de que hay 214 vacantes sin cubrir, según los datos oficiales obtenidos por AUGC a través del portal de transparencia.

 

Esas vacantes publicadas, que han estado suspendidas durante el estado de alarma, apenas cubrirán las que se van a producir por quienes se vayan destinados a otras provincias en la misma convocatoria, como ya ocurrió en enero, cuando se fueron de la provincia más efectivos de los que llegaron. No en vano la plantilla de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba se viene reduciendo continuamente desde hace más de diez años.

 

Así, Córdoba sigue siendo la provincia andaluza con menos guardias civiles, a pesar de que algunas unidades apenas pueden sacar patrullas a la calle o abrir las dependencias para atender a la ciudadanía. El 85% de los puestos de seguridad ciudadana de esta provincia sólo abren en horario de mañana, y no todos los días, tan solo siete puestos pueden abrir sus dependencias durante las 24 horas.

 

De hecho, para poder garantizar el cumplimiento de las medidas impuestas desde que se inició el estado de alarma por el virus COVID-19, la jefatura provincial se ha visto obligada a reforzar la vigilancia de las poblaciones de toda la provincia con personal de la Sección de Seguridad Penitenciaria, el Núcleo de Servicios, las Intervenciones de Armas y otras unidades, a pesar de que no les corresponden funciones de seguridad ciudadana ni perciben las retribuciones asignadas a dicha especialidad.

 

Ese déficit de plantilla redunda inevitablemente en un peor servicio a la población y afecta a la seguridad ciudadana. A pesar de los esfuerzos de los guardias civiles para intentar paliar las carencias de personal con su profesionalidad y compromiso, lo cierto es que los datos estadísticos demuestran que cuanto menores son las plantillas policiales mayores son los índices de criminalidad.

 

Según la estadística oficial del Ministerio del Interior, en la provincia de Córdoba se han incrementado en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo periodo de 2019 un 100% los homicidios dolosos y asesinatos, pero además durante todo el 2019 ya habían subido el 75% en relación a 2018. Dato que contrasta con un crecimiento del 13,3% en Andalucía y un 10,5% a nivel nacional. Por otro lado, las infracciones penales por tráfico de drogas han aumentado un 49%, y ya venían de un incremento del 66,3% en todo el 2019, contrastando con un crecimiento del 5,1% en Andalucía y el 1,6% nacional.

 

Preocupan especialmente los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, que en el primer trimestre de 2020 han subido un 42,4%, con un alarmante crecimiento del 33,3% en las agresiones sexuales con penetración, que ya durante el año 2019 habían aumentado un 40%. Estos datos preocupan más teniendo en cuenta que los delitos contra la libertad e indemnidad sexual se han reducido un 11,2% en Andalucía y un 6% en todo el país. Los delitos de lesiones y riña tumultuaria se han incrementado un 26,7%, y ya habían subido un 35,3% en 2019, mientras que a nivel nacional han disminuido un 8,9%.

 

En contraste con todos esos incrementos tan elevados, han bajado un 2,8% los robos con violencia e intimidación, un 9,9% los robos con fuerza, un 17,4% los hurtos y un 32,1% las sustracciones de vehículos.

 

Preocupante incremento de los delitos en Puente Genil

 

Interior sólo publica la estadística de criminalidad relativa a poblaciones con más de 30.000 habitantes, que en la provincia de Córdoba son la capital, Lucena y Puente Genil. En esta última localidad, donde la competencia en materia de seguridad es de la Guardia Civil, en el primer trimestre de 2020 los datos son muy preocupantes, porque las infracciones penales han crecido un 11,7%, lo cual se agrava aún más teniendo en cuenta que durante todo el año 2019 en esa misma localidad habían disminuido un 12,7%. Y esto contrasta con un descenso del 4,5% a nivel provincial, y una reducción del 9,2% en Lucena y del 7,6% en la capital.

 

Es muy llamativo que en Puente Genil los robos con violencia e intimidación se hayan incrementado un 142,9% en ese trimestre, cuando en todo el 2019 habían disminuido un 3,3%. También han aumentado un 111,1% las infracciones penales por tráfico de drogas, que ya venían de un crecimiento del 41,7% en todo el 2019.

 

Igual que ocurre a nivel provincial, es alarmante el crecimiento de los delitos sexuales en dicha población, un 66,7% que se acumula al incremento del 28,6% que se produjo durante el año 2019. Y contrariamente al descenso provincial, en Puente Genil han aumentado un 12,5% los robos con fuerza y un 20,4% los hurtos.

 

Estos índices de criminalidad tan elevados coinciden en el tiempo con la reducción de la plantilla de la Guardia Civil en dicha localidad, como ya avisó AUGC en enero de este año, cuando denunció públicamente que se marchaban a otros destinos doce efectivos del Puesto Principal de Puente Genil. Una vez más, el tiempo da la razón a esta asociación profesional y queda demostrado que cuanto menor es el número de guardias civiles mayores son los índices delincuenciales.

 

La propia Jefatura de la Guardia Civil en Córdoba ha reconocido que uno de los principales problemas es la dispersión en numerosas poblaciones, que impide rentabilizar adecuadamente los recursos humanos. Por lo que la única solución posible actualmente pasa por la reorganización territorial y funcional de las unidades de la Guardia Civil, que AUGC lleva años reclamando.

 

 

Comentarios