domingo 1/8/21

Las empresas andaluzas podrán resolver más fácilmente sus problemas judiciales gracias a Consumo Responde

Consumo cuenta con más de 4.800 empresas inmersas en este sistema de agilidad procesal 
Alberto Fernández, Director General de Consumo
Alberto Fernández, Director General de Consumo

El Sistema Arbitral de Consumo (SAC) cuenta cada vez con más empresas adheridas a sus programas de agilidad judicial. La dirección General de Consumo ofrece este sistema para que las empresas y sus consumidores obtengan un método extrajudicial rápido, efectivo, cuyas resoluciones (laudos) son vinculantes y de obligado cumplimiento, y gratuito, evitando las costas de cualquier procedimiento en los tribunales. 

El SAC, amparándose en las medidas impuestas por Consumo Responde, y en función de la normativa del Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero, se configura como el arbitraje institucional de resolución extrajudicial de conflictos entre las personas consumidoras y las empresas o profesionales, a solicitud de las primeras. Es el único organismo de la comunidad autónoma que se ha incorporado al listado de entidades acreditadas ante la Unión Europea y al listado nacional.

El Sistema Arbitral añade una representación asociativa de las personas consumidoras y usuarias, así como del sector empresarial.

Consumo llama a aquellas empresas andaluzas para que se unan al linaje de esta red de procesos. "Durante el año 2020 se adhirieron 209 empresas, elevando el total de empresas adheridas al SAC a 4.847", según el director general de Consumo, Alberto Fernández. 

Las empresas que se adhieran resolverán sus conflictos de cualquier aspecto, monetario, plazos, juntas arbitrales, de la mejor forma posible. Deberán rellenar un formulario y adjuntarlo en el registro público con la documentación de su empresa como uno más. Una ventaja competitiva en relación a las demás empresas, según el director general de Consumo. La empresa que vaya a incorporarse contará con el establecimiento el distintivo obligatorio que la acredita como miembro del SAC, una marca de calidad que se traduce en una garantía añadida.

SISTEMAS DE ARBITRAJE 

Las empresas que opten por este sistema desde Consumo, podrán hacer viable la resolución del posible conflicto en la respuesta que dé a la hoja de quejas y reclamaciones o cuando se plantee una solicitud de arbitraje frente a la misma. Si no se procediera a esta vía extrajudicial, quedará abierta la vía de los tribunales. La Junta Arbitral dispondrá siempre su mediación para hallar una solución, y la principal recomendación es que se alcance un acuerdo amistoso entre las partes, algo que se traducirá en un ahorro de tiempo y en una mejor imagen de cara al público.

Si no se diera por alcanzado este procedimiento da comienzo una audiencia de arbitraje, con características similares a un proceso judicial, una vez analizado el caso y examinadas las pruebas se emitirá un laudo que equivale en términos jurídicos a una sentencia judicial vinculante y con la obligatoriedad de su cumplimiento. 

Si las partes fueren dos empresas o profesionales no se estimará como posible la opción de celebrar el arbitraje de consumo. Por ejemplo: cuando se solicita arbitraje de consumo por una empresa o profesional; cuando se trate de solicitudes en las que los conflictos versen sobre intoxicación, muerte o aquellos en que existan indicios racionales de delito; cuando se trate de solicitudes de arbitraje que resulten infundadas; cuando no se aprecie la afección de los derechos y legítimos intereses económicos de las personas consumidoras y usuarias; así como cuando exista una resolución judicial firme sobre la cuestión en concreto.

Consumo responde a cuáles sean las dudas que la empresa o persona física tenga ante esta posibilidad de arbitraje. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página www.consumoresponde.es, del correo [email protected]; y de los perfiles de Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.