jueves. 25.07.2024

La Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía quiere lanzar una serie de recomendaciones a las personas consumidoras en materia de artículos de ayuda a la flotación, cuya venta se multiplica durante el periodo estival para su uso por parte de los menores en la playa o en la piscina.

Consumo incide en que la seguridad es el aspecto más importante para tener en cuenta a la hora de comprar y utilizar un artículo de este tipo –botes o colchonetas hinchables, flotadores, manguitos, collarines, chalecos, etcétera–, en especial cuando va a ser utilizado por la población infantil, y por esta razón es primordial leer detenidamente el etiquetado del mismo.

Un distintivo clave para comprobar que el artículo cumple con los requisitos de seguridad que exige la legislación europea es el marcado CE. Asimismo, en la información de la etiqueta debe figurar el nombre de la entidad fabricante –y origen del producto–, así como las advertencias de seguridad e instrucciones de uso.

Consumo recuerda que artículos como flotadores, manguitos o chalecos requieren una especial vigilancia o supervisión constante por una persona adulta, debido a los riesgos que conllevaría un inadecuado uso.

En la información del etiquetado, debe indicarse de forma clara que, antes de usar el artículo, hay que hinchar completamente todas las cámaras de aire, y que debe utilizarse en zonas de agua donde el niño o la niña pueda permanecer de pie. La etiqueta también debe ser clara indicando que el artículo no protege del ahogamiento y, en el caso concreto de los manguitos, las instrucciones de uso tienen que indicar que deben ser colocados exclusivamente en la parte superior del brazo.

Por otro lado, los artículos de flotación deben ser empleados por personas incluidas en la franja de peso y edad para el que han sido diseñados –datos que debe proporcionar el artículo, ya sea en su etiquetado o embalaje–.

También debemos comprobar en el folleto adjunto al artículo detalles sobre el modo de hinchado, deshinchado y sistema para asegurar el tapón, además de información de cómo colocarse o quitarse el artículo.

La Dirección General de Consumo subraya que los establecimientos que comercialicen este tipo de productos están obligados a disponer de la hoja de quejas y reclamaciones. Además, se recuerda que, en caso de detectar un producto que pudiera ser inseguro, las personas consumidoras y usuarias pueden presentar una denuncia ante la Administración pública, que, a su vez, podrá incorporar el artículo en la Red de Alerta de Productos de Consumo.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página www.consumoresponde.es, del correo [email protected] y de los perfiles de Twitter (@consumoresponde), Facebook (www.facebook.com/consumoresponde) e Instagram (@consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC) y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Marca CE y seguir las instrucciones: recomendaciones para el uso de flotadores