martes. 23.04.2024

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha puesto en valor el trabajo realizado por los productores de frutas y hortalizas de Andalucía, cuyos datos de exportación de 2023 se han mantenido con respecto al ejercicio anterior, en una campaña marcada por los efectos de la sequía en Andalucía y la subida de costes para los agricultores. 

En concreto, los productores hortofrutícolas han alcanzado los 6.902 millones de euros en ventas en 2023, lo que supone un leve descenso del 0,7 por ciento con respecto a 2022, dato que demuestra "que el sector, pese a los problemas a los que se enfrenta cada día, resiste y debemos trabajar para que seamos cada vez más resilientes", ha manifestado la consejera en el transcurso de la clausura de la Asamblea de la Federación Española de Asociaciones de Productores, Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (Fepex).

Carmen Crespo ha defendido también la necesidad de unión entre el sector agroalimentario y las administraciones competentes para la consecución de objetivos y de una normativa comunitaria que dé respuesta a los problemas reales de la agroindustria, que también se tenga en cuenta la rentabilidad del agricultor. 

En esta línea, la consejera ha incidido también en la importancia de contar con un mayor protagonismo de la agricultura y la alimentación en el seno de la Comisión Europea: "Andalucía exporta el 33% de productos agroalimentarios de España, por lo que, quienes estamos en los gobiernos, tenemos el deber de escuchar a la calle y a ustedes, para plantear medidas con las que ayudarlos", ha afirmado.

La titular de Agricultura ha reiterado la necesidad de la entrada en vigor y cumplimiento de las cláusulas espejo en los convenios que se firman con terceros países y el pago de aranceles cuando proceda, "de manera que se nos permita competir en igualdad de condiciones y, lo que es más importante, tengamos respeto al agricultor europeo, del que entendemos su hartazgo ante una situación que ha provocado la subida de costes, de inflación, el descenso de su competitividad".

Para Carmen Crespo, España debe reclamar mayor protagonismo en el seno de la UE en materia agroganadera. "Sólo en Andalucía, el agro representa el 12% del PIB y el 10% del empleo y estamos obligados a su defensa", apunta la consejera, que ha incidido en la necesidad de un mayor peso específico del propio Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en aspectos transversales del Ejecutivo, como la reforma laboral, las reformas fiscales y bajadas de IVA para carne o pescado solicitadas, o en la Ley de la Cadena Alimentaria, "muy mejorable aún para que sea funcional, por lo que debemos actuar sobre ella para que sea útil para los agricultores y ganaderos de Andalucía, ya que ahora no lo es y, si no se adapta la Ley a la realidad, de nada servirá potenciar la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA)". 

La consejera de Agricultura ha mostrado la voluntad del Gobierno de Andalucía para el diálogo y el consenso con las organizaciones y agentes del sector, a través de la Mesa de Interlocución Agraria, espacio en el que se han tratado, entre otros temas, la necesidad de financiación, "que llevaremos a cabo con fórmulas viables y en la medida de nuestras posibilidades, así como se ha puesto sobre la mesa el compromiso de la Junta con el impulso al regadío de la mano de las aguas regeneradas y desaladas, que nos permitan afianzar nuestro equilibrio hídrico". 

Asimismo, ha alabado el buen trabajo que realizan las organizaciones agrarias en el proceso de incorporación de los jóvenes al campo, datos que arrojan un incremento del 30% por ciento en Andalucía en el último año, "y que demuestran la necesidad de trabajar de forma conjunta y colaborativa".

Carmen Crespo destaca la capacidad de resiliencia y exportación del sector de frutas y...