lunes. 22.04.2024

El Consejo de Gobierno ha aprobado una transferencia de crédito de 15,8 millones de euros para aumentar el presupuesto de la actual convocatoria de ayudas para fomentar la creación, el mantenimiento y la adaptación de puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad en centros especiales de empleo, que estaba fijado inicialmente en 78 millones de euros. Con este incremento, se prevé cubrir solicitudes para el mantenimiento de 3.050 trabajadores discapacitados más, hasta alcanzar la cifra total de 19.093 beneficiarios.

Los centros especiales de empleo cumplen en Andalucía una función esencial en el objetivo de facilitar la integración laboral y social de las personas con discapacidad. Son centros que proporcionan a las personas que sufren algún tipo de discapacidad un empleo productivo y remunerado adecuado a sus necesidades personales, con el objetivo de mejorar el tránsito desde el ámbito del empleo protegido al del empleo ordinario. La plantilla debe estar conformada al menos en un 70% por personas con discapacidad con un grado igual o superior al 33%. Actualmente, existen en Andalucía 329 centros especiales de empleo calificados.

El programa de ayudas recoge distintos incentivos en régimen de concurrencia no competitiva destinados a este tipo de entidades. La primera línea incluye una subvención de 12.021 euros para la formalización de contratos tanto a jornada completa como parcial con carácter indefinido (incluidos los fijos-discontinuos). Asimismo, se incentiva la transformación de contratos temporales en indefinidos siempre que supongan un incremento sobre la plantilla de referencia.

La segunda ayuda respalda el mantenimiento de los puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad. La cuantía del incentivo equivale al 50% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) por cada mes en el que el puesto se encuentre ocupado a tiempo completo. Estas subvenciones se incrementan hasta el 55% del SMI cuando la persona trabajadora se encuentre incluida en alguno de los siguientes grupos: personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental o personas con discapacidad intelectual (incluidas las personas con trastornos del espectro del autismo) con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33% y personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65%.

El tercer incentivo es una ayuda a la adaptación de puestos de trabajo y dotación de equipos de protección personal, dotada con 1.804 euros, y a la eliminación de barreras arquitectónicas (hasta el 80% del coste total, con un límite de 30.000 euros). También se destinan subvenciones dirigidas a la creación y mantenimiento de equipos multiprofesionales que se integran en las unidades de apoyo de los centros especiales de empleo, encargadas de realizar las medidas de ajuste social y laboral que ayuden a superar las barreras o dificultades que estas personas tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como la permanencia y progresión en el mismo. La cuantía de la subvención es de 1.200 euros anuales por cada persona atendida y con ella se financian los costes salariales y de Seguridad Social de las contrataciones de las personas que componen estas unidades de apoyo, por un período de 12 meses.

Andalucía aumenta el presupuesto para el empleo de personas con discapacidad