sábado. 18.05.2024

"Estamos trabajando en un cambio de modelo que establezca una prueba común para fijar criterios y estudiar propuestas de los grupos de expertos. Merece la pena. Lo que no tiene ningún sentido son 17 pruebas distintas", ha enfatizado.

En comisión parlamentaria, Del Pozo ha subrayado que "no tiene sentido" que haya pruebas "tan diferentes" entre comunidades autónomas, un extremo que, a su juicio, genera "desigualdad". "Los estudiantes se merecen que les facilitemos la vida y que les tranquilicemos con una prueba en la que se juegan su futuro". En el caso de Andalucía, alrededor de 52.000 estudiantes se examinan cada año de la antigua Selectividad, lo que representa al 20% de los alumnos que la hacen en toda España.

Tras los últimos cambios --de enero de este año-- aprobados por el Gobierno, desde la Junta de Andalucía, la consejera de Desarrollo Educativo ha recordado que se han tomado medidas para ofrecer "estabilidad" a la comunidad educativa. La primera de ellas fue la de adelantar en Andalucía la EVAU tanto en su convocatoria ordinaria como extraordinaria para acabar con una "desventaja que se ha prolongado en el tiempo".

La segunda de las decisiones adoptadas ha estado relacionada con las materias de las que tienen que examinarse los estudiantes en la fase de acceso y en la de admisión, en la que el Gobierno de España ha introducido cambios este pasado enero, "a cinco meses de la EVAU", ha afeado la consejera Del Pozo. Finalmente, en la de acceso, los estudiantes andaluces podrán elegir entre Historia de España o Historia de la Filosofía; y en la admisión, finalmente, las universidades andaluzas "han descartado" elegir entre ambas para subir nota, "en la misma línea de otras comunidades", para "no modificar así a mitad de curso las condiciones, como ha propuesto el Gobierno central, y que afectan a la planificación de los centros y la preparación del alumnado".

"Éstas no son formas de trabajar", ha lamentado la consejera, que ha remarcado que la propuesta de las comunidades autónomas gobernadas por el PP pasa por "trabajar dentro de las reglas de juego" que marca el Ministerio. Patricia del Pozo ha reprochado, eso sí, el despropósito del Ministerio en torno a la prueba de acceso que, después de dos años de "bandazos", ahora "duerme en un cajón".

Por eso, ha reclamado tanto al Gobierno como a los grupos parlamentarios andaluces del PSOE y Por Andalucía que "sean serios" y permitan que se trabaje en la "búsqueda de un consenso" para que los estudiantes tengan una prueba "común". "¿Es tan difícil buscar el equilibrio en la prueba para que ésta sea lo más parecida posible? Lo que hay que tener es voluntad", ha enfatizado.

Desde las filas del PSOE, el diputado andaluz Antonio Ruiz ha subrayado que en el actual sistema de acceso hay "inequidad", pero para referirse al hecho de que los centros privados tienen más alumnos con sobresalientes que la escuela pública; una situación que tiene una repercusión directa en el acceso ya que la nota final es el resultado en un 60% de la calificación de Bachillerato y el resto, de la propia EVAU.

Tanto el PSOE como Por Andalucía han afeado la propuesta de las comunidades autónomas del PP por ser "electoralista". En este punto, la diputada de Por Andalucía Alejandra Durán ha asegurado que la comunidad educativa ha mostrado su "preocupación" por la iniciativa que ha enmarcado en "una rabieta de Feijóo". "Buscan la confrontación en un tema que además es imposible que salga adelante porque los currículos de las comunidades autónomas son muy dispares", ha argumentado.

Vox y PP han respaldado la iniciativa de una prueba de acceso única. La diputada de Vox María Rodríguez ha reclamado a la Junta, en este sentido, que "deje de anunciar y concrete", marcando una hoja de ruta a seguir para conseguir esa EVAU común, y el diputado 'popular' Alejandro Romero ha abundado en que el debate "es necesario" abrirlo porque es de "sentido común". "Hay que ponerse a trabajar", ha señalado, tras acusar al PSOE de ser "rehén de Puigdemont" y por eso no abordar iniciativas como ésta.

Andalucía defiende una prueba de acceso a la Universidad "común"