viernes. 01.03.2024

La Consejería de Educación limitará por ley el uso de los teléfonos móviles en las aulas. Así lo ha anunciado el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en su discurso del Debate del Estado de la Comunidad. Además ha anunciado que Andalucía prohibirá le venta de bebidas energéticas y de vapeadores a menores. Diversos estudios científicos vienen indicando que estas bebidas son perjudiciales por su alto contenido en cafeína, azúcares y otros estimulantes, un daño que es más grave en el caso de los menores de edad.

En el caso de los teléfonos móviles, no se prohibirán dentro de las aulas, pero la comunidad educativa decidirá qué uso se le da en el interior de las aulas con un respaldo legal. Lo que sí hará la Junta es aprobar un plan de prevención de adicciones para menores y adolescentes, con especial atención a los móviles, al cannabis, a las bebidas energéticas y a los vapeadores. La prohibición de estas bebidas necesitará de la aprobación de una ley.

Los centros de enseñanza sólo regulan mediante reglamentos orgánicos de funcionamiento el uso del teléfono móvil y otros dispositivos digitales. A nivel autonómico no existe una normativa que legisle al respecto, cuestión que queda en manos de colegios e institutos. Madrid, Castilla-La Mancha y Galicia son las tres únicas comunidades españolas que cuentan con una orden sobre este asunto al que se enfrenta la comunidad educativa desde comienzos del presente siglo. Cataluña ha anunciado recientemente su intención de aprobar una ley sobre el empleo del móvil en las aulas.

Bebidas energéticas

Recientes datos muestran que cada vez más adolescentes están optando por las bebidas energéticas. Según una encuesta del Ministerio de Sanidad de España, más del 40% de los jóvenes de 15 a 24 años han consumido estas bebidas en el último mes. Además, el informe de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) destaca que un asombroso 62% de los adolescentes las prefieren.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado alertas reiteradas sobre los riesgos para la salud de las bebidas energéticas, especialmente cuando se consumen con alcohol. A pesar de estas advertencias, su popularidad sigue en aumento sin regulación adecuada.

El informe de AESAN también subraya los posibles riesgos para la salud y recalca que los ingredientes de estas bebidas, como la cafeína, no han sido evaluados para menores de edad. La Academia Americana de Pediatría (AAP) se une a estas inquietudes, enfatizando que estos productos no han sido probados en niños y adolescentes, y no se puede garantizar su seguridad para este grupo de edad.

Andalucía limita por ley el uso de los móviles en las aulas