jueves. 30.05.2024

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento del proyecto piloto de innovación en materia de servicios sociales dirigido a la atención residencial de personas de más de 50 años con necesidades sociales y sanitarias simultáneas y potencialmente dependientes. Se trata de un programa para cuidados intermedios, impulsado por la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad y por la Consejería de Salud y Consumo.

Con este proyecto se pretende pilotar un modelo de atención innovador con la creación de un dispositivo que responda a la necesidad de aquella población con dificultades sociales y que precisa de atención sanitaria tras recibir el alta hospitalaria. Con estos dispositivos, que coordinan los sistemas social y sanitario, se pretende que con la intervención adecuada se pueda evitar que un determinado número de personas con patologías potencialmente cronificables terminen desarrollando con el tiempo una situación de dependencia.

De esta forma, se atenderán casos vinculados con patologías traumatológicas y que tengan un pronóstico de recuperación de la autonomía del paciente en un plazo determinado de tiempo. Puede ser el caso, por ejemplo, de una rotura de cadera, en la que el paciente recibe el alta médica, pero tiene dificultades para continuar los cuidados sociales y rehabilitación en casa.

De este modo, por su carácter pionero en Andalucía, se ha previsto iniciar la puesta en marcha de este nuevo recurso a través de un pilotaje de este tipo de plazas residenciales mediante el aprovechamiento de la actual red de centros que conforman el sistema de atención a la dependencia en Andalucía, ya que tiene capacidad y dispersión geográfica suficiente. Este nuevo servicio se pone en marcha en las provincias de Almería, Huelva y Sevilla, aunque se extenderá al resto de provincias de la comunidad autónoma.

El proyecto busca sentar las bases de la atención de esta tipología de plazas que, en el futuro, conformarán el recurso específico de centro de cuidados intermedios. De cara a una atención integral, de calidad y centrada en la persona, el Gobierno andaluz aboga por la coordinación de los sistemas social y sanitario para atender a las personas dependientes, o potencialmente dependientes, y con patologías cronificables. La persona ingresará en la unidad de cuidados intermedios tras el alta hospitalaria y ser derivada también por las unidades de trabajo social de los hospitales de referencia.

Los centros residenciales que participan en el pilotaje son aquellos con capacidad para prestar atención especializada de rehabilitación y dispondrán de un plan de cuidados e intervención en función de los perfiles de las personas usuarias que ocupen las plazas.

Este plan se enmarca en el convenio suscrito con el entonces Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 para la ejecución de proyectos con cargo a los fondos europeos procedentes del Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia.

Andalucía activa un programa de cuidados intermedios para prevenir la dependencia