viernes. 14.06.2024

La Educación Ambiental para la Sostenibilidad busca transformar las prácticas de las comunidades escolares desarrollando las competencias necesarias para abordar los retos medioambientales, sociales y económicos que afronta la humanidad.

En Andalucía, el programa 'Aldea' es la herramienta de educación ambiental con la que se persiguen esos objetivos. A lo largo de 30 años, este programa se ha desarrollado en más de mil centros educativos con el propósito de promover una sociedad más democrática, justa y sostenible, conectando a la comunidad educativa con la naturaleza y desarrollando cualidades ecosociales para responder a la emergencia climática actual. Los centros se integran en el programa convirtiéndose en Ecoescuelas o implementando programas de reciclaje, lucha contra el cambio climático o ecohuertos.

A pesar de su larga trayectoria, el programa carecía de una evaluación científico académica y, por eso, un equipo del Departamento de Didácticas Específicas de la Universidad de Córdoba formado por los investigadores Julia Gracia, Jorge Alcántara y Jerónimo Torres publica una radiografía de la implantación de 'Aldea' desde la perspectiva del equipo docente de coordinación pedagógica.

"Realizamos grupos focales con 13 docentes coordinadores del programa en todas las provincias andaluzas para conocer sus creencias sobre el programa y sus visiones sobre el impacto del mismo, pero también sobre las barreras que encuentran o las oportunidades de mejora" explica el investigador Jorge Alcántara.

De este análisis cualitativo desarrollado a partir de las opiniones de quienes coordinan a los encargados del programa en los diferentes centros educativos "el programa debe adoptar un enfoque integral de centro respecto a la educación ambiental para la sostenibilidad(Whole – School approach)" señala la investigadora Julia Gracia. Estosignifica que toda la escuela esté implicada, que tanto el alumnado y el profesorado se conviertan en agentes de cambio y que la implantación de la educación ambiental para la sostenibilidad esté recogida en el currículo del centro. Para Gracia, es esencial "fomentar el trabajo colaborativo y la creación de redes, aprovechando al máximo los recursos del propio centro y su entorno y maximizando su impacto positivo, lo que, a su vez, creará un sentido de responsabilidad compartida en la comunidad".

De esta manera, se haría frente a una de las problemáticas que se han detectado en esta evaluación relacionada con que en muchos casos todo el peso del programa recae en un docente, sufriendo una sobrecarga de trabajo y con la repercusión negativa que esto puede tener si ese docente cambia de centro. De hecho "el profesorado también ha destacado la sensación de burnout que sufren muchos de los coordinadores del plan en el centro cuando éste no está integrado de manera transversal y todo el peso recae en una persona" destaca Jerónimo Torres. Una mayor formación y el reconocimiento de tiempo específico para desarrollar el programa también son algunas de las necesidades que expone el profesorado. "Lo que sí es relevante es la motivación que atesoran esas personas encargadas de la coordinación" que apuestan por este tipo de educación que da su fruto: "el programa Aldea contribuye a mejorar la concienciación del alumnado y a prepararles para poder afrontar retos actuales y futuros como la crisis climática y adaptarse" recuerda Gracia.

Para Jorge Alcántara, otro camino para sacar el máximo partido al programa que se extrae del estudio es poner al alumnado en el centro, adoptando un enfoque emancipador para que este sea capaz de implicarse en la sostenibilidad en general y en la del centro en concreto".

La evaluación de estos programas permite conocer con evidencia científica los puntos fuertes para potenciarlos y los problemas que hay que mejorar, sobre todo en una acción como esta que para los investigadores "es absolutamente esencial".

Este trabajo, que es fruto de la tesis doctoral de la investigadora Julia Gracia, continuará con otra evaluación que permitirá conocer la opinión de todo el profesorado que haya trabajado en el programa Aldea de alguna manera. Las conclusiones permitirán dibujar vías de actuación que mejoren el programa y avancen hacia una sociedad que tenga la conservación del medioambiente en el centro.

La UCO examina la educación ambiental de 2 generaciones de andaluces