viernes. 12.04.2024

La Consejería de Universidad, Investigación e Innovación articulará durante este año distintos mecanismos por importe de 46,4 millones de euros dirigidos a impulsar la innovación en el ámbito empresarial para mejorar la competitividad del tejido productivo y de la actividad económica de la comunidad. Estos fondos se orientarán a favorecer las prácticas innovadoras en las actividades consideradas estratégicas para el desarrollo regional como es el segmento aeroespacial.

De ese cómputo general, la Consejería ha consignado 20 millones de euros al fomento de la innovación y la tecnología en el sector aeroespacial, uno de los segmentos con más músculo de la economía andaluza y con más capacidad para promover la transformación hacia un modelo productivo basado en el conocimiento. Su alto componente innovador favorece la aportación de productos y servicios de diversa índole a otros ámbitos como el transporte, la logística, la seguridad o la defensa. Además, su proyección exportadora, la tracción que ejerce para el resto de áreas productivas o el empleo de alta cualificación que genera son algunos de los aspectos que han motivado al Ejecutivo autonómico a reforzar su compromiso con esta industria.

Fruto de ese apoyo, la Junta ayudará con al menos diez millones de euros al sector aeronáutico y al de la defensa para lograr aeronaves que contribuyan a reducir el ruido y la emisión de gases de efecto invernadero. Con estos incentivos, la Junta pretende fomentar el desarrollo de tecnologías de aviación sostenible, uno de los objetivos nucleares que se plantea este sector no sólo a nivel regional, sino también en el conjunto del panorama internacional. La Consejería de Universidad está elaborando actualmente las bases reguladoras de esta línea de ayudas.

También en el marco de la industria aeroespacial, más concretamente en el campo del espacio, el departamento que dirige José Carlos Gómez Villamandos está inmerso en el diseño de un programa de Compra Pública de Innovación (CPI) por valor, como mínimo, de otros diez millones de euros. Para identificar los retos, la Consejería de Universidad ha trabajado conjuntamente con los diferentes departamentos de la Administración autonómica, priorizándose aquellas necesidades que mejor se ajustan a la finalidad de esta iniciativa. Dos de ellos vienen caracterizados por la Consejería de Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, y están relacionados con el despliegue de las emergencias y la lucha contra incendios. El tercero, que se centra en la gestión medioambiental, pertenece a la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, y el cuarto, relacionado con el sistema estadístico y cartográfico de Andalucía, ha sido solicitado por la Consejería de Economía, Hacienda y Fondos Europeos.

En este sentido, ya se ha lanzado una consulta preliminar al mercado para conocer la propuesta por parte del tejido empresarial y del sistema andaluz del conocimiento con el fin de dar solución a las necesidades identificadas y poder afinar así el contenido de la CPI, que tiene prevista su activación a lo largo de 2024. La Compra Pública de Innovación es un sistema de contratación de la Administración pública de gran utilidad para afianzar la I+D+I de Andalucía que permite ofrecer respuesta a determinadas necesidades que han sido identificadas, pero a las que aún no se han ofertado soluciones desde el mercado.

Junto a estos fondos, se concederán 16,4 millones en régimen de concurrencia competitiva a empresas que tengan como objetivo desarrollar proyectos de innovación tecnológica en Andalucía. Estas iniciativas deberán ser impulsadas de manera conjunta por empresas y agentes del sistema andaluz del conocimiento y tendrán que estar relacionadas preferentemente con los sectores estratégicos para la economía regional. Esta línea de trabajo, que se incorpora como una novedad en el conjunto de incentivos otorgados por este departamento, pretende incrementar el tejido empresarial que apuesta por la I+D+I y la transferencia de conocimiento, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas. El Ejecutivo autonómico ya está elaborando la orden de bases que dará soporte a estas ayudas con el fin de que se pueda aprobar en los próximos meses y activar así la correspondiente convocatoria.

10 millones para clústeres

Asimismo, la Consejería de Universidad prepara un programa de subvenciones específicas cuantificado en diez millones de euros para clústeres de innovación, considerados desde septiembre del pasado año como agentes del conocimiento en Andalucía. Se trata de agrupaciones empresariales esenciales para impulsar la cooperación y la difusión de la innovación en favor de la competitividad de los diferentes sectores productivos de la economía andaluza. Además, brindan a las pymes la oportunidad de colaborar y participar de ese dinamismo y de las estrategias sectoriales que propugnan.

La convocatoria de estos recursos responde al objetivo del Ejecutivo andaluz de desplegar en la comunidad una política autonómica de clústeres. La Consejería está ultimando la tramitación de la orden reguladora de estas asociaciones empresariales, una norma indispensable para que puedan acogerse a los incentivos de I+D y de innovación que se pongan en marcha.

Todos estos programas de incentivos proyectados para 2024 están alineados con la Estrategia de Investigación, Desarrollo e Innovación de Andalucía 2021-2027 (EIDIA)que plantea aumentar la inversión privada en I+D hasta alcanzar el 55% del gasto regional. En los territorios con un desarrollo más avanzado, la financiación de la inversión en investigación y en innovación proviene, principalmente, de las empresas, enfocándose la intervención pública como estimuladora de la misma. De ahí que este documento estratégico apueste por esa mayor participación de la iniciativa privada.

Casi 1.200 millones al año para desarrollar acciones de innovación

Las empresas andaluzas destinaron en el año 2022 más de 1.195 millones de euros al desarrollo de productos y procesos de negocio innovadores, según recoge la 'Encuesta de Innovación en las Empresas. Año 2022', publicada por el INE y analizada por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación. En el periodo de 2020 a 2022, un total de 4.748 empresas desarrollaron actividades innovadoras, lo que representa el 12,87% de las firmas del conjunto del país, una cifra sólo superada por las comunidades de Cataluña y Madrid.

Entre las firmas con sede social en Andalucía en 2022, la distribución por tipo de gasto en actividades innovadoras fue del 53,89% en I+D interna, el 42,93% en otras acciones y el 3,18% en adquisición de investigación (I+D externa). Estas entidades, en su conjunto, destinan un 0,51% de su cifra de negocios a la innovación, y emplean en estas tareas a un total de 3.452 personas.

Igualmente, en el periodo comprendido entre 2020-y 2022, 4.748 entidades realizaron una o varias innovaciones y, en virtud de ello, 1.599 firmas incorporaron novedades significativas en bienes, 1.306 en servicio, 1.699 en los métodos para producir o desarrollar bienes o proporcionar servicio, 2.042 en métodos de procesamiento de información o comunicación y 1.891 en métodos de contabilidad u otras operaciones administrativas. Además, 1.065 implementaron innovaciones en la organización de responsabilidad laboral, en la toma de decisiones o gestión de recursos humanos y 1.059 en marketing para promoción, embalaje, fijación de precios, posicionamiento del producto o servicios post-venta. Por último, 797 las llevaron a cabo en sistemas logísticos o métodos de entrega o distribución y 554 en prácticas de negocios para procedimientos organizativos o relaciones externas.

46,4 millones en ayudas para fomentar la innovación empresarial en Andalucía